La crisis mundial revirtió todos los factores alcistas para los granos

La salida de los fondos especulativos, el fin del dólar débil, la baja competitividad de los biocombustibles frente al petróleo y una menor demanda redefinen el mercado.

Por
07deOctubrede2008a las07:22

El último trimestre demostró la potencia del componente especulativo en el mercados de commodities, “con una soja que por la debacle financiera perdió en los últimos tres meses todo lo que había subido en los diez anteriores”, indicó Ricardo Baccarin, de la firma Panagrícola.

Adicionalmente, según se desprende del análisis de Enrique Erize, de la firma Nóvitas, el movimiento internacional tiene consecuencias más profundas y está redefiniendo el rol de todos los factores causales de la suba sostenida de los commodities agropecuarios. “Los fondos especulativos quedan afuera, se acabó del dólar débil, los biocombustibles están cuestionados y la demanda China se reajusta”, enumeró.

Si bien el cauce de este río revuelto todavía no lleva los precios a ningún puerto seguro, y aún cuando vuelva al mercado la calma que hoy parece lejana, los valores de los granos van a haber quedado resentidos frente a una dinámica de demanda también desfavorecida por la estela recesiva.

Según las estimaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), el principal mercado de porotos de soja de la Argentina, ya estaría demandando menos granos este año. En su último informe mensual, el organismo norteamericano recortó las compras chinas del grano en 500.000 toneladas a nivel global, hasta las 36 millones de toneladas para este año.

También se estima una menor demanda mundial de maíz por el recorte en el uso de granos para la elaboración de biocombustibles. Esta práctica está cada vez más cuestionada en materia de política alimentaria, pero también porque con altos subsidios para su producción se amplia la brecha de competitividad contra el petróleo al que pretenden sustituir.

Se espera que Estados Unidos recorte fuertemente la participación del cereal en la producción de etanol. El país iba a destinar un tercio de su producción en generar esa energía alternativa, “pero no es lo mismo hacerlo con un barril por las nubes que con el petróleo a menos de u$s 90”, dijo Baccarin.

En cuanto a la oferta, en el corto plazo también afectará hacia la baja la excelente cosecha de trigo, maíz y soja del hemisferio norte.

Proyecciones

El mercado granario argentino viene acompañando la baja internacional, sobre todo en el caso de la soja. Y todo parece indicar que, inmediatamente, habrá que seguir mirando al mundo financiero para entender qué sucede con el grano. Sólo después de que pase el huracán originado en Wall Street, los saldos de producción volverían a mover la aguja.

Erize analizó que podría haber una pequeña mejora cuando ingrese la soja sudamericana, cuyo mes fuerte en ventas es mayo. Con la cosecha del Norte agotándose, los compradores podrían ofertar algo más, aunque nunca los valores que se vieron en mayo de 2008.

Es que el 56% de la soja que se consume en el mundo es importada (contra el 18% del maíz y el 11% del trigo consumidos a nivel global). Y de ese volumen, “el 70% proviene de Sudamérica”, explicó Erize.


Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...