Freno a la exportación de trigo y leche costó u$s 325 millones

En un año con fuertes controles comerciales, el precio del cereal cayó 56% desde febrero, mientras el de la leche en polvo recortó su valor a la mitad en sólo dos meses.

Por
16deOctubrede2008a las07:34

La baja internacional de los commodities, que sin anestesia entró en su cuarto mes, no sólo genera preocupación hacia el futuro, sino además, bronca por la oportunidad perdida.

Según el vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Néstor Roulet, el país se perdió ingresos por u$s 325 millones por las restricciones a las exportaciones de trigo y leche.

Desde 2006, las ventas externas de ambos productos están intervenidas, con cierres y reaperturas que se manejan a través de la entrega de Registros de Operaciones de Exportación (ROE verde para los granos y ROE blanco para la leche). Las medidas forman parte de la política oficial de control de precios y abastecimiento del mercado interno.

Según Roulet, hace cinco meses se podía vender leche en polvo al exterior a u$s 5.000 por tonelada. Pero ese valor cayó por debajo de los u$s 2.500 por la baja del mercado internacional. “Son u$s 125 millones los que dejaron de entrar al país” indicó el ruralista recientemente durante la inauguración de la 72º Exposición Rural de Venado Tuerto. “¿Quién se hace responsable de esto?” se preguntó.

Mientras los productores progresan con la siembra de maíz y se aprestan a implantar soja, el valor de esos productos bajó más de 50% y 48% respectivamente en tres meses y medio. En el caso del trigo, la baja por el contagio de los mercados financieros se sumó a una mejor cosecha mundial, lo que ya había deprimido los precios.

Según Roulet, los cierres de las exportaciones de trigo atrincheraron en el país 3 millones de toneladas del cereal que ahora saldrán a un valor menor, haciendo que la Argentina deje de ganar otros u$s 200 millones.

El ruralista destacó que desde el sector se había advertido al Gobierno en febrero que “sobraban 2,8 millones de toneladas de trigo en el mercado interno y que las podíamos exportar”, pero según dijo “los mismos funcionarios que lo negaban, meses después se dieron cuenta de que realmente sobraban esas 3 millones de toneladas”.

El Gobierno fue liberando en diferentes partidas las exportaciones del cereal “con la diferencia de que se exportaron a u$s 70 menos la tonelada” porque los precios ya habían sufrido el colapso del mercado.

La siembra de trigo ya está terminada en el país, con una merma del área implantada cercana al 18% por las bajas perspectivas del negocio del cereal, la incertidumbre sobre las políticas de exportación y la sequía.

Temas en esta nota

    Cargando...