Baja el costo de política de compensaciones

Para el caso del trigo el reembolso se reduce a un tercio. Sin embargo, el valor de referencia oficial del maíz está llamativamente alto para lo que es el mercado físico. ¿Ayudita para los amigos?

Por
21deOctubrede2008a las16:08

La debacle de los mercados granarios también tiene su costado positivo para el gobierno: ahora, compensar a la industria agroalimentaria y a los productores resultará más económico.

El caso del trigo es emblemático. En julio de este año, el valor oficial respecto del cual se calculan las compensaciones rondaba los 700 pesos por tonelada, contra 370 pesos que es el piso para el pago de retenciones.

O sea que por cada tonelada comercializada en ese período, el Estado debía retornar a la molinería y los productores trigueros 330 pesos. Considerando que mensualmente se muelen unas 450.000 toneladas para el mercado interno, el costo de la política que ejecuta la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario representaba una erogación de 150 millones de pesos.

Pero desde esos días el cereal se ha desplomado a un valor oficial 476 pesos la tonelada, con lo cual la compensación se reduce a 106 pesos por tonelada, o unos 50 millones de pesos mensuales. Un tercio de lo que se tenía que presupuestar en pleno pico de precios.

Sin embargo, el caso del maíz resulta llamativo. A pesar de que el mercado está manejando precios en torno a los 300 pesos (incluso fuentes de El Enfiteuta en el campo comentaron que vendieron la semana pasada a 270 pesos), valor que resulta muy próximo a los $293 de referencia para el cálculo de las compensaciones, la Secretaría de Agricultura manejaba un valor de 395 pesos al día de ayer.

Esto implica una erogación mucho mayor a la que está pagando el mercado, aunque también podría interpretarse que los compradores están pagando por debajo del FAS teórico que es el que calcula Agricultura.

Sin embargo, y más allá de la razón que lo explique, los valores altos del maíz impactan positivamente sobre las compensaciones que reciben los engordadores vacunos, las granjas porcinas y los frigoríficos avícolas.

Este desacople en el precio del maíz (en el caso de la soja no es tan notable, 784 vs 730 pesos) generaría la paradoja de que las ganaderías paguen 300 pesos por el cereal o menos por el cereal en tranquera, pero reciban una compensación calculada sobre un grano 100 pesos más alto, sostienen las fuentes de El Enfiteuta.

De todos modos, los artificialmente altos 395 pesos del maíz oficial están por debajo de los 500 pesos sobre los que se llegó a calcular las retenciones en el pico de precios, generando así un ahorro para el fisco.

Temas en esta nota

    Cargando...