El Gobierno promete mejores haberes

El jefe de la Anses dice que, en el reparto, los afiliados cobrarán más que lo que les pagaría una AFJP.

22deOctubrede2008a las07:45

El Estado se quedará con todos los ahorros acumulados y con los aportes que en el futuro hagan los actuales afiliados al sistema de capitalización, y los invertirá en "forma similar a como lo hacen las administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones (AFJP)".

Así lo afirmó ayer el director ejecutivo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Amado Boudou, al término del acto del anuncio del proyecto de reforma previsional. El funcionario agregó que, a diferencia de lo que ocurre en el sistema de capitalización, el Estado no cobrará comisiones por administrar los fondos ni transferirá posibles pérdidas a los trabajadores.

Por su naturaleza, el sistema de reparto no necesita capitalizar fondos, como sí ocurre con las AFJP. Sin embargo, se prevé que ahora la Anses tendrá un fuerte excedente de activos, derivado del traspaso de los fondos y de los aportes de más de 3,6 millones de personas. Buena parte de esos recursos serán tomados por el Estado en calidad de préstamos para afrontar gastos y pagos de deuda.

El proyecto establece que todas las prestaciones se calcularán, en el futuro, según la fórmula hoy vigente para el régimen de reparto: se considerará el 1,5% del salario promedio de los últimos 120 meses con aportes, multiplicado por la cantidad de años contribuidos. Por ejemplo: a quien el sueldo promedio le dé $ 2000 y haya aportado 30 años, se le multiplicará $ 30 (el 1,5% de la suma salarial) por 30. Al resultado, en este caso $ 900, se sumarán los $ 326 de la Prestación Básica Universal (PBU). Y los haberes se actualizarán en marzo y septiembre de cada año, según el nuevo régimen de movilidad.

Según Boudou, difícilmente el régimen de capitalización podría pagar las prestaciones que promete el Estado. Por eso, desestimó que existan juicios de futuros jubilados. "Deberían probar que tuvieron un daño", señaló.

Compensación a las AFJP

Lo que parece menos improbable para el Gobierno es que las AFJP reclamen ser indemnizadas por verse forzadas a desaparecer. Un artículo del proyecto de ley advierte que podrían corresponder compensaciones a los dueños de las administradoras, y dispone que éstas se pagarían en títulos públicos, hasta el límite del capital social. Ayer ya se preveía que las administradoras podrían presentar demandas ante un tribunal internacional contra el Estado argentino.

Respecto de los jubilados y pensionados que están cobrando su beneficio, el Estado se hará cargo de los haberes, que serán equivalentes al monto más alto percibido entre enero y septiembre últimos. Como dependen de los resultados financieros, esos montos tuvieron variaciones negativas en los últimos meses, un efecto que hasta hace pocos días funcionarios del Gobierno buscaban corregir.

Quienes para cobrar su beneficio ya contrataron una renta vitalicia en una compañía de seguros de retiro, no sufrirán modificación alguna.

La iniciativa dispone que quienes hayan hecho aportes voluntarios al régimen de capitalización podrán transferirlos a la Anses o a una AFJP (en el poco probable caso de que alguna siga existiendo sólo para captar este tipo de contribuciones). Las compensaciones que se darán por esos aportes quedan sujetas a una reglamentación.

Además, se prevé realizar "los actos necesarios" para preservar el empleo de los dependientes de las AFJP. En el sector hay entre 2000 y 2500 empleados, además de unos 8000 promotores.

El nuevo régimen se denominaría Sistema Previsional Argentino (SIPA), y hasta ya tiene su logotipo, que ayer se lució en el acto político en el que la presidenta Cristina Kirchner y sus ministros firmaron el proyecto para enviarlo al Congreso. El acto, plagado de acusaciones a las AFJP, se pareció, más bien, al lanzamient

Temas en esta nota

    Cargando...