Por los precios de los alimentos, ya hay casi mil millones de habitantes amenazados por el hambre

Lo denunciaron organizaciones humanitarias. La mayoría de los afectados pertenecen a países en desarrollo. Las grandes potencias, que inyectan miles de millones de dólares para salvar bancos y empresas en medio de la crisis, aportan una ínfima parte de lo prometido para combatir el flagelo del hambre.

22deOctubrede2008a las13:30

En un intento casi desesperado por frenar el terremoto financiero mundial, los gobiernos de Estados Unidos y gran parte de Europa anunciaron paquetes de cientos de miles de millones de dólares para evitar más quiebras. En este contexto, la crisis alimentaria que golpea a gran parte del planeta parece haber pasado a un segundo plano, aunque no hace más que agravarse, especialmente en los países pobres. Lo advierten distintas organizaciones internacionales, que en los últimos días lanzaron un fuerte llamado de atención a la comunidad internacional.

Casi 1.000 millones de habitantes de los países en desarrollo están amenazados por el hambre, debido al aumento de los precios de los alimentos, denuncia un informe de la organización humanitaria británica Oxfam difundido el jueves pasado, en el Día Mundial de la Alimentación.

La inflación galopante del precio de los alimentos de base como el arroz y los cereales empujó este año a 119 millones de personas más a una situación de hambre, afirma esa organización. Ahora ya son 967 millones de hambrientos en el mundo, señala el documento.

La cifra prácticamente coincide con la que maneja la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que advierte que el número de personas con hambre aumentó de 842 millones al inicio de los años 90 hasta 923 millones en 2007.

En tanto, mientras EE.UU. comienza a detallar su plan de 700.000 millones de dólares para inyectar liquidez en el sistema financiero y evitar nuevas quiebras de bancos y Europa avanza en medidas similares con cifras aún mayores, la FAO estima que "serían necesarios 30.000 millones de dólares por año, durante un plazo de diez o 15 años, para erradicar el hambre en el mundo", explicó a Clarín el representante regional de la organización para América Latina (con sede en Chile), José Graziano da Silva.

"Si se tiene en cuenta que buena parte de ese dinero es in versión, pues se utilizará en semillas e insumos agrícolas que luego darán alimentos, queda claro que es poco dinero comparado con los planes de rescate financiero anunciado en los últimos días", interpretó Graziano.

Según la FAO, la población con hambre en América Latina y el Caribe había caído de 53 millones a 45 millones entre el inicio de la década de los 90 y el año 2005. Pero volvió a subir hasta los 51 millones en 2007 a raíz del alza de los precios de los alimentos básicos, como maíz, trigo, arroz o lácteos.

"Si tenemos en cuenta que en 2008 los alimentos se encarecieron aún más, estamos casi en el punto inicial", lamentó el experto, y remarcó: "No es un problema de disponibilidad de alimentos. En promedio, la región produce un 40% más de lo que se necesita. Y la Argentina, mucho más. Pero aún así tenemos un alto nivel de desnutrición, especialmente en niños".

Con la debacle financiera que revolucionó los mercados internacionales en las últimas semanas, la crisis alimentaria amenaza con profundizarse. "Todavía es difícil ver la magnitud de la crisis, pero seguramente esto agravará la situación. La incertidumbre y la retracción del crédito puede tener un impacto muy fuerte en producción agrícola", explicó Graziano. "Además, la recesión puede resultar en más desempleo, más pobreza", advirtió.

De todos modos, afirmó: "Todavía creemos que es posible alcanzar las Metas del Milenio (planteadas por la ONU) de reducir el hambre a la mitad para 2015", si los gobiernos toman medidas adecuadas. Aunque por ahora la meta parece lejana.

Temas en esta nota

    Cargando...