Córdoba liga el tributo inmobiliario rural a un índice de productividad

Será consensuado con las entidades del campo; aumentará la recaudación.

Por
03deNoviembrede2008a las07:26

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, ratificó que en 2009 la provincia introducirá un cambio sustancial en el impuesto inmobiliario rural, para el cual aplicará un índice de productividad.

El objetivo es obtener una mayor recaudación que, en el caso de ese tributo, iguale al ingreso que el Estado tiene por el impuesto inmobiliario urbano. El rural se fue retrasando porque se han mantenido congeladas las valuaciones fiscales desde hace varios años, pero, al mismo tiempo, el gobierno provincial (José Manuel de la Sota hasta 2007 y ahora Schiaretti) acordó con las entidades agropecuarias contribuciones paralelas que, de hecho, compensaron ese desfase.

La oportunidad de tal reajuste no es compartida por las centrales del campo, luego de la abrupta caída del precio de los granos ocurrida en los últimos meses.

El gobernador sostiene que los índices de producción otorgarán "equidad entre las diversas regiones de la provincia". Compara los rendimientos de la soja en departamentos situados en el Sur -como Río Cuarto- y en el Norte -como Totoral-, cuyos promedios están separados apenas por 3 quintales (25 a 22). Sin embargo, argumenta, "fruto de criterios de valuación de hace varias décadas, un productor de Río Cuarto paga 10 veces más que un productor de Totoral".

Agregó que los índices de productividad serán "consensuados con las entidades de productores" y prometió que en ese aspecto las autoridades serán "prudentes, en función de la volatilidad actual de los precios agropecuarios", según declaraciones que publicó ayer el diario cordobés La Voz del Interior, que lo entrevistó en Paraná, donde Schiaretti participó de una reunión de las provincias de la región Centro.

El criterio suena razonable, pero las entidades preferirían que se diera más tiempo al tratamiento del proyecto. Además, el campo está pagando contribuciones paralelas para fondos cuya creación fue siendo acordada con el gobierno: uno, para obras viales, y otro, para desarrollo agropecuario.

Respecto de éste, en medio del conflicto que se mantenía con el gobierno nacional, el sector se avino a abonar un plus. Esa concesión fue interpretada como un gesto al apoyo recibido de Schiaretti. Ahora los cedulones están llegando y hay que abonarlas en dos cuotas, entre noviembre y diciembre.

Junto con la desatención de sus reclamos por parte de la Casa Rosada y la caída de las cotizaciones agrícolas, ese pago ha generado bastante malhumor entre los productores. Las entidades han solicitado que se pospusiera el cobro de una de las cuotas hasta marzo. El gobierno se ha mostrado renuente. Hoy habrá una reunión de la dirigencia agropecuaria con el ministro del área, Carlos Gutiérrez, para volver a tratar el tema.

El gobierno de Schiaretti -como todas las jurisdicciones gubernamentales- tiene crecientes necesidades de aumentar los ingresos fiscales. Dentro de 15 días enviará a la Legislatura el proyecto de presupuesto 2009 y las leyes impositivas.

Temas en esta nota

    Cargando...