"Hay que preparase para una crisis que va durar mucho tiempo"

Así lo entiende el economista Raúl Fuentes Rossi, que adelanta recurrentes problemas de gobernabilidad en el país.

Por
03deNoviembrede2008a las15:43

“El actual Gobierno deberá desarrollar su gestión de los próximos meses en un terreno desconocido para él, muy diferente al de los cuatro primeros años, cuando disponía de mucho poder y financiación; la situación económica no le va ayudar en las elecciones de 2009 “ alertó el analista Raúl Fuentes Rossi, al considerar el panorama macroeconómico de nuestro país en el Décimo Seminario de Comercialización organizado por el Movimiento CREA. El encuentro se está llevando a cabo hoy en la Universidad Nacional de Tandil.

De cara al futuro, Fuentes Rossi pronosticó que el matrimonio Kirchner orientará su acción para “vivir con lo nuestro” en un contexto de inestabilidad. La crisis tenderá a convertirse en crónica y los empresarios deberán prepararse para operar en un tiempo largo de incertidumbre.

Impacto de el agro

Para los productores, la situación macro determinará los siguientes fenómenos:

- Crédito escaso y costoso. Habría que evitar el endeudamiento en dólares o en pesos a tasa flotante. De ser necesario un préstamo, debería tomarse por montos acotados.

- Surge un riesgo potencial de cobranza en el futuro, proveniente de empresas muy apalancadas con crédito. Los productores deberán evitar que otros operadores se endeuden con ellos.

- Habrá que repasar la empresa y hacer sintonía fina, sobre todo corrigiendo los costos agregados en períodos de mayor rentabilidad.

- El nivel de demanda local se verá afectado y se prevén bajos precios de los productos por los efectos negativos de la crisis en China, Brasil y México, entre otros países. Los dos últimos estaban muy insertados en el mundo y sus economías se resentirán, lo que se traducirá en menores compras a la Argentina.

- Se prevén menores márgenes agrícolas y los resultados económicos estarán muy afectados por la localización de la empresa, el tipo de producción y su productividad.

- En el nuevo contexto, los productores deberán invertir sólo para producir más con menos. Las inversiones deben estar destinadas aumentar la productividad.

- La magnitud de la crisis dará fundamentos para medidas intervencionistas del Gobierno, con ruptura de principios históricos. Se generará el campo propicio para fuertes distorsiones en los mercados y el Estado estará ausente para defender al sector agropecuario de la crisis internacional, pero seguirá exigiéndole recursos.

- La presión fiscal seguirá alta. Puede ocurrir que la búsqueda del equilibrio público afecte a la estabilidad privada.

- En una economía en recesión como se prevé, los bienes valdrán hoy más que mañana y el dinero valdrá menos hoy que mañana.

En síntesis, en 2007 y 2008 el agro argentino perdió la posibilidad de aprovechar los buenos precios internacionales y entra a una etapa de nuevos valores, pero más fortalecido económicamente que en 2002. Terminó un muy momento brillante para las producciones del campo, pero eso no significa que se vayan a enfrentar resultados económicos de quebranto porque continúan las buenas perspectivas de demanda mundial de alimentos.

No obstante, tiene por delante precios nuevos y costos viejos, que juegan en contra. En este nuevo contexto aparecen las dudas para los propietarios de la tierra que sólo la arriendan y para los “sin tierra”.

En contexto crítico como se prevé, habrá que mantener el equilibrio emocional y no tomar decisiones extremas sin análisis racional”, aconsejó Fuentes Rossi. . .

Temas en esta nota

    Cargando...