Los giros económicos hacen tambalear a la industria de etanol de EEUU

La crisis crediticia, la volatilidad del precio del maíz -insumo base para la producción de etanol en Estados Unidos- y la caída de la cotización del biocombustible ponen en jaque a una industria que hace menos de dos años era muy próspera.

07deNoviembrede2008a las16:56

Mientras los productores estadounidenses de etanol se ven sumergidos en un triple revés compuesto por la caída de la cotización del producto en el mercado, la restricción del crédito y los precios volátiles del maíz (producto base para el etanol estadounidense), la resistencia de la industria parece estar agotándose.

La semana pasada, VeraSun, uno de los principales productores estadounidenses de etanol (capta el 13% de la producción de etanol del país), anunció que presentó un pedido de protección contra bancarrota luego de que sus predicciones para el precio del maíz resultaran totalmente opuestas a su comportamiento real.

Muchos otros pequeños productores han caído en bancarrota este año, y muchos planes de construcción de plantas de etanol en el Medio Oeste de Estados Unidos han sido pospuestos o archivados definitivamente. Las acciones de las compañías de etanol han caído significativamente. Aventine Renewable Energy y Pacific Ethanol, por ejemplo, han perdido un 80% de su valor en lo que va del año.

En tanto los productores sujetan sus esperanzas al lobby gubernamental sobre el uso de etanol, a los analistas les preocupa que más empresas se vayan a pique. No obstante, también consideran que la industria se recuperará y finalmente consolidará cuando la crisis financiera se apacigüe.

Ian Horowitz, analista de Soleil Securities, dijo que estaba particularmente preocupado por BioFuel Energy, un productor no menor de etanol. La firma, cuyas instalaciones están en Denver, esta corta de efectivo y tiene problemas similares a los de VeraSun, habiendo perdido 46 millones de dólares cuando el precio de las commodities cambió bruscamente de rumbo. Las acciones de BioFuel Energy han retrocedido a 57 centavos de dólar, frente a los 7,75 dólares en junio.

Archer Daniels Midland, el gigante de los negocios agrícolas y uno de los mayores productores de etanol, anunció el registro de ingresos récord a través de sus operaciones, pero también un descenso notable en sus ingresos por su unidad de procesamiento de maíz, que incluye a la producción de etanol. La compañía, que también anunció una nueva inversión de 370 millones de dólares en etanol brasileño de caña de azúcar, está mucho más diversificada que sus pequeños competidores que se enfocan en el etanol.

Actualmente, la gasolina vendida en Estados Unidos incluye un 10% de etanol, y algunas estaciones de servicio venden una mezcla especial con 85% del biocombustible. Muchos políticos consideran al etanol una vía para cortejar a los agricultores y aumentar la producción doméstica. Muchos investigadores sugieren que el etanol de maíz ofrece modestos beneficios en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, aunque otros dicen que la producción de etanol ha llevado al alza los precios de los alimentos.

El Gobierno de Estados Unidos comenzó a implementar el uso de etanol a través de una ley energética de 2005, lo que hizo disparar un boom en la construcción de plantas de etanol. Una nueva ley en 2007 elevó sustancialmente las cuotas, que requerirán de 10.500 millones de galones de etanol el año próximo y 12.000 millones de galones en 2010.

Impulsada por el fuerte apoyo gubernamental y un muy buen pasar en el año 2006, la industria redobló sus planes de producción. El elevado precio de la gasolina alentó a las refinerías a utilizar más etanol. En agosto, se produjo alrededor de un 50% de etanol que un año atrás, y muchas plantas más estaban en los planes de los inversores.

Pero luego los productores sufrieron un duro revés: el precio del maíz durante los

Temas en esta nota

    Cargando...