El campo mira a Obama con esperanza

La expectativa es que logre contener la crisis y la caída de precios. Asume en medio de la campaña argentina.

Por
08deNoviembrede2008a las08:41

Los productores argentinos, más allá de la política local, estuvieron durante la semana bien atentos a lo que pasaba en Estados Unidos. Tienen la sensación, compartida por muchos operadores del mercado de granos, que un shock de confianza insuflado por el presidente electo Barack Obama podría calmar a los mercados financieros y haría que los granarios se mueven más al ritmo de sus propias cuestiones técnicas, asociadas a la oferta y la demanda mundial.

Esa es la esperanza de muchos -según comentaron a Clarín Rural- que creen que el futuro titular de la Casa Blanca puede lograr que la recesión mundial no sea tan grave como algunos pronostican.

Estos deseos se expresan de cara a una campaña cuya siembra está en pleno proceso pero cuyos números, con los costos y precios de venta de hoy, no cierran en la mayor parte de los casos.

De todas formas, para la cosecha falta mucho y en el medio (enero) Obama asumirá como presidente de Estados Unidos.

En la Zona Núcleo aun tienen un ojo en el cielo

Mientras miran a Obama, muchos productores también levantan la vista hacia el cielo, porque, aunque algunas lluvias cortaron la dramática sequía que se vivió durante el invierno en la Zona Núcleo, hay regiones dentro de ella que aún no recibieron las precipitaciones necesarias para arrancar la siembra.

Eso sucede en los alrededores nada menos que de Pergamino, por ejemplo, y en varias áreas del Litoral, que no tienen humedad en los primeros centímetros del perfil, como para las máquinas se pongan en movimiento sin riesgos.

En este sentido, un informe difundido esta semana por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (Ver Página 11) indicó que, aunque la situación climática tenderá a normalizarse en lo que resta de la primavera y el verano, hay zonas del área agrícola nacional, sobre todo al sur, que podrían continuar recibiendo precipitaciones inferiores a lo normal.

Las críticas de Buzzi y una visión preocupada

Flaco favor le hizo Eduardo Buzzi, el presidente de la Federación Agraria, al sector agropecuario esta semana, cuando sostuvo que había que debilitar al Gobierno de la forma en que se pueda (el constitucionalista Eduardo Barcesat lo denunció penalmente por coacción agravada). Sus expresiones causaron preocupación en reconocidas instituciones del sector. Por eso, uno de sus más altos directivos intentaba en los últimos días tejer estrategias tendientes a evitar -según su opinión- que Buzzi "se siga cortando solo", porque -dijo- "hay que mantenerlo dentro del redil".

El fin de las AFJP, según la Comisión de Enlace

Justamente, sobre política hubo debate esta semana en el seno de la Comisión de Enlace. Allí, las entidades del agro, que sí se encolumnan juntas contra los superpoderes, no lograron consenso sobre una postura común frente al debate que se inició en el Congreso sobre la estatización de las AFJP (el proyecto oficial recibió media sanción, en la Cámara de Diputados, en la madrugada de ayer). Así, Mario Llambías, de CRA, y Hugo Biolcati, de la Sociedad Rural, apoyaron las posturas opositoras al proyecto. También lo hizo Alfredo De Angeli, pero sin la representación institucional de la Federación Agraria, que, con sus reparos sustanciales sobre el proyecto oficial, respalda un sistema estatal de jubilaciones.

Temas en esta nota

    Cargando...