Se agrava la crisis en el sector lechero

Mastellone Hnos., que controla La Serenísima, anunció que acumuló a septiembre último una pérdida de $ 118,03 millones.

Por
13deNoviembrede2008a las07:06

No hay buenas noticias para la producción lechera. En medio de la creciente polémica porque el sector industrial pagará hasta un 15% menos, en promedio, respecto del valor de un peso el litro fijado en el último acuerdo con el Gobierno, Mastellone Hnos., que controla La Serenísima, acaba de anunciar ante la Comisión Nacional de Valores (CNV) una pérdida de $ 118,03 millones, acumulada al 30 de septiembre pasado.

En una actividad fuertemente controlada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, La Serenísima, la principal empresa del sector, va camino de cumplir su tercer año consecutivo de rojo. El resultado negativo que anunció supera en $ 8 millones la pérdida por 110 millones que había informado a junio último.

En el fondo, lo que ocurre con los números de La Serenísima refleja la situación de la industria en general, sobre todo de aquellas empresas que tienen precios controlados por Moreno. No pueden aplicar subas más allá de lo que permite el funcionario (para este año autorizó un alza del 8% sobre una canasta de 16 productos básicos), pero tampoco cobran en tiempo las compensaciones oficiales, con casos en los que la mora viene desde febrero pasado. Encima, por la crisis financiera internacional se frenaron sus negocios de exportación.

Problemas

Una fuente de La Serenísima reconoció que la empresa está afectada por "el retraso relativo de los precios" al consumidor frente a costos que se dispararon, como la suba de un 25% en la materia prima (antes de la baja actual), 30% en la mano de obra y 40% en el caso de la energía. De paso, subrayó que la compañía tiene compensaciones pendientes de pago por parte del Gobierno.

"Desde febrero para acá son unos seis millones de pesos al mes", expresó. En su resultado siguen influyendo los problemas económicos originados en las dificultades para conseguir materia prima en medio del conflicto del campo con el Gobierno.

Además, La Serenísima, que hace tres años vendía al exterior casi el 15% de su producción, redujo considerablemente su participación en los mercados de exportación, con lo cual tiene menos ingresos. El Gobierno la quiere ver cumpliendo con el abastecimiento interno.

En este contexto, en los últimos meses hubo versiones de venta de la compañía, ante una sugerencia oficial, y se mencionó como potenciales interesados al grupo Eskenazi y a Cresud, de Eduardo Elzstain, que desmintieron los rumores.

A diferencia de La Serenísima, SanCor ya había informado que el ejercicio cerrado en junio pasado fue positivo en $ 163,6 millones. Ese balance contabiliza la renegociación de su deuda.

Junto con el aviso de que no podrán cumplir con el convenio con el Gobierno, muchas empresas han comunicado un atraso promedio de 15 días en los pagos. "Si bien la crisis de la lechería argentina es consecuencia de las políticas implementadas por el gobierno nacional, la gravedad de la situación en la que se encuentra la actividad requiere una vuelta al diálogo entre los productores, la cadena y el Gobierno", pidió ayer en un comunicado Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Fernando Bertello.

Temas en esta nota

    Cargando...