La Iglesia pidió más acuerdos y menos confrontación

El Episcopado difundió un documento que incluye un llamado al diálogo y críticas al poder concentrado. Propone también un "acuerdo nacional" para atacar la pobreza y la exclusión.

Por
14deNoviembrede2008a las13:29

Los obispos difundieron un documento con orientaciones sociales, políticas y pastorales para encarar el "desafío" del Bicentenario, que incluiría un mensaje indirecto al matrimonio presidencial al demandar "la primacía del diálogo por sobre la confrontación en el actual contexto de crispación e inequidad social".

El texto, titulado "Hacia un Bicentenario en justicia y solidaridad", hace hincapié en la necesaria vigencia de las instituciones republicanas y de una democracia basada en valores, a fin de revertir el actual cuadro de inequidad social.

El documento fue presentado a las 9 en la casa de ejercicios El Cenáculo-La Montonera, de Pilar, donde desde el lunes y hasta mañana sesiona la asamblea plenaria del Episcopado, que tiene carácter electivo.

Los encargado de difundir el nuevo pronunciamiento de la Iglesia son el obispo de San Isidro y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Casaretto; el obispo de San Martín y presidente de la Comisión Episcopal de Fe y Cultura, monseñor Guillermo Rodríguez-Melgarejo; y el obispo auxiliar de Buenos Aires y secretario general del Episcopado, monseñor Enrique Eguía Seguí.

La iniciativa eclesiástica, a modo de "aporte" a la convocatoria plural de la presidente Cristina Kirchner, sugiere "acciones" coordinadas de toda la sociedad argentina para alcanzar ese objetivo y parte de la premisa enunciada por Casaretto: "La mejor forma de celebrarlo, es trabajar por una Argentina sin excluidos".

Pese a que pobreza e indigencia son prioridades de la Iglesia en camino al 2010, sobre todo en un contexto de "agravamiento" por la crisis financiera mundial, los obispos también refieren a otras preocupaciones trasversales que deberían movilizar a los argentinos en estos años previos.

En particular, el documento preliminar -que los obispos consensuaron durante la semana de deliberaciones- incluye una exhortación a "recrear" los vínculos sociales mediante el diálogo, al que la Iglesia considera el "único instrumento eficaz" para convertir la crisis en oportunidad.

También pone al Bicentenario como "meta de encuentro y reconciliación de los argentinos" y centra el eje en "un necesario acuerdo nacional" que, según anticipó el arzobispo Carmelo Giaquinta (emérito de Resistencia), debe ser "antes que un papel a firma en una ceremonia oficial, un acuerdo de mentes y de corazones por la unidad de todos los argentinos".

"Cada uno deberá aportar el trigo de calidad que tiene y reconocer la propia cizaña, comprometiéndose a erradicarla de las prácticas sociales y políticas, jurando nunca más pretender arrancar a nadie del campo de la convivencia social, por distinto que fuese", precisó recientemente ese prelado.

El documento fue redactado por una comisión de redacción ad hoc integrada por Jorge Casaretto (San Isidro), Sergio Fenoy (San Miguel) y Guillermo Rodríguez-Melgarejo (San Martín).

Sin embargo, el texto recibió un sinnúmero de aportes por parte del casi centenar de obispos que participa de las deliberaciones en Pilar.

Temas en esta nota

    Cargando...