"Siguen faltando granos en el mundo"

“Pese a la crisis actual, el sector agropecuario tiene un futuro promisorio“, dijo el periodista. En su análisis, pesan la demanda de alimentos y los biocombustibles. La caída de los granos es menor a la de las acciones. El milagro de mantener la lechería y ganadería, pese a las políticas actuales del gobierno.

20deNoviembrede2008a las13:19

“Los mercados granarios están arrastrados por esta ola financiera internacional, pero estamos cerca del piso”, sostiene Héctor Huergo, prosecretario de redacción de Clarín Rural, quien vino a Santa Fe invitado por el Centro de Corredores de Cereales y Oleaginosos, a disertar en la Bolsa de Comercio. “Este piso está por encima de los valores promedio de los últimos diez años, si descontamos el 2007-2008. Valores interesantes en comparación con promedios históricos”.

Enseguida acerca otro dato: desde que se pinchó la burbuja financiera, los tres indicadores clásicos de Wall Street (Dow Jones, Nasdaq, Standard & Poor’s) cayeron más que los granos. “Hoy, con la misma cantidad de soja o de maíz del año pasado, compramos el triple de acciones de cualquier compañía de Estados Unidos. Por otro lado, los precios de los derivados de los granos, que son las proteínas animales también han bajado, pero mucho menos que ellos. Las semillas han perdido desde junio un 45-50%, pero las carnes un 20%. Los lácteos, si bien han sufrido una caída estrepitosa, el precio de la leche en el principal mercado del mundo -que es Estados Unidos- está en el mismo nivel que antes del inicio de la burbuja. Una vez que vayan disipándose los nubarrones de la parte más turbulenta de la crisis, va a aflorar el sector agropecuario, y tan promisoriamente como lo era antes”.

A nivel internacional, Huergo contagia optimismo que se modera cuando se analiza la situación local, especialmente por las políticas que lleva adelante el gobierno para con el ramo. “Más allá de la cuestión financiera, hay un telón de fondo que sigue siendo positivo. Es probable que se atenúe todo lo que se dijo del crecimiento de China, del uso de granos para producir biocombustibles, que son los grandes drivers en esto. Sin embargo, las señales que se están dando es que los programas de uso de granos para producir biocombustibles siguen adelante en todo el mundo, quizás algo atenuados en Europa, pero no hay un cambio en las decisiones políticas. Es probable que se produzca una caída en el consumo mundial de carnes, que arrastre al consumo de granos, pero eso todavía no se está viendo. Las cuestiones fundamentales que tienen que ver con los stocks finales de semillas siguen vigentes. Siguen faltando granos, seguimos en un escenario más de escasez que de abundancia”.

El papel de las retenciones

En cuanto al actual nivel de precios internacional, la mies sigue siendo rentable y estimó que deben bajar los insumos. En la Argentina, juegan de manera significativa las retenciones, que están en los mismos niveles que en noviembre del 2007. “La eventual renta de una actividad agrícola normal hoy en la Argentina es capturada en su mayor porcentaje por parte del gobierno; cuando se siembra en campo alquilado, directamente la rentabilidad es negativa; en campo propio la rentabilidad es marginal, porque el 80% se la lleva el gobierno”.

En cuanto al objetivo expresado por el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, de llegar a 150 millones de toneladas en la cosecha, el periodista dijo que este año el país estaba para llegar a los 100 millones, pero la sequía incidió negativamente. “La burbuja hizo que se sembrara menos maíz y más soja, que rinde menos, pero también afecta el desconcierto del productor. Los pools de siembra y los fideicomisos están levantando el pie del acelerador y llevando a Brasil o a Uruguay sus cultivos”.

También señaló que el escalafón arancelario castiga a los productores de carne y de leche. “El gobierno decidió col

Temas en esta nota

    Cargando...