Admite el Gobierno menos crecimiento

Para el ministro Fernández, la economía seguirá en expansión, aunque a un ritmo "inferior" por contagio de la recesión internacional.

25deNoviembrede2008a las07:44

Minutos antes de las 18, podía verse por los amplios ventanales del Sheraton de Pilar cómo el viento y las nubes presagiaban la formación de una tormenta. "Mirá lo que provoca que hable el ministro de Economía", bromeó un industrial respecto del jefe del Palacio de Hacienda con más bajo perfil de las últimas décadas. Pero, finalmente, Carlos Fernández habló y la tormenta no se produjo.

El ministro de Economía no realizó ninguno de los anuncios que esperaban los asistentes a la Conferencia Anual de la UIA, y dejó para este mediodía, para el que se ha previsto la visita de la presidenta Cristina Kirchner, la expectativa del lanzamiento de medidas para recuperar la competitividad perdida y ayudar a sostener el empleo.

Según dejaron trascender algunos funcionarios, la Presidenta y Fernández analizaron el fin de semana la posibilidad de instrumentar medidas de aliento a la producción automotriz (un paquete de créditos e impulso a la producción de un modelo económico), medidas de protección a la industria textil y la reglamentación de la cartera de inversiones de la Anses, que se aplicaría a proyectos productivos.

Por su parte, Fernández dio algunas definiciones sobre la visión del Gobierno sobre cómo afectará la crisis al país: dijo que en 2009 continuará el crecimiento, aunque a tasas inferiores a las de los últimos períodos, y que el sector industrial debe contribuir en el diseño de las políticas para paliar esta situación.

"A diferencia de otros países que ya están enfrentando procesos recesivos, la Argentina no verá en 2009 interrumpido su proceso de crecimiento", dijo Fernández en el cierre del encuentro, pero de inmediato concedió: "Vamos a crecer a tasas posiblemente no tan altas como las de los últimos años".

La discusión sobre una posible recesión de la economía nacional durante el año próximo está en boca de economistas de diversas tendencias, y hasta llegó a la conferencia de la UIA durante uno de los paneles de la mañana. El ex presidente del Banco Central Javier González Fraga pronosticó que 2009 cerrará con un crecimiento "cero o negativo" para el país. Para el ministro, sin embargo, existen algunos pilares que dejan a la Argentina mejor preparada que en otras ocasiones para enfrentar la crisis. Entre ellas, mencionó el stock de reservas y el hecho de que este año "el superávit fiscal primario será de más del 3% del producto, tal cual lo previsto en el presupuesto".

Según Fernández, existen dos vías por las cuales la crisis financiera puede afectar al país: la depreciación de las monedas de los principales socios comerciales de la Argentina y la baja de la actividad en los países desarrollados y algunos emergentes.

"No se puede desconocer la contracción del nivel de actividad de las economías industrializadas y su potencial impacto indirecto en nuestro país", dijo el ministro.

En ese sentido, aseguró que la cartera a su cargo se encuentra abocada "al estudio de distintas medidas que permitan enfrentar esta situación", como la extensión de las licencias no automáticas de importación y los incentivos para la producción de motocicletas. Fue entonces cuando sostuvo que "el sector industrial debería contribuir con su capacidad técnica para el diseño de nuevos instrumentos que maximicen su impacto en el sector".

A lo largo de los 20 minutos de su presentación, Fernández no se apartó ni una coma del discurso que trajo escrito. Dedicó la mayor parte de su alocución a defender el modelo económico instaurado desde 2003 y a asegurar que la administración de Cristina Kirchner ratificará ese rumbo. "La política de tipo de cambio real competitivo y diferenciado constituye un eje central", dijo.

Una posición similar había ex

Temas en esta nota

    Cargando...