Blanqueo de capitales y moratoria para enfrentar la crisis económica

La Presidenta lanzó ayer un paquete de medidas fiscales. Hoy se agregarían más iniciativas, incluyendo reducción de capital e intereses de impuestos impagos. Cristina también anunció obras públicas por 71.000 millones de pesos.

26deNoviembrede2008a las07:28

Un blanqueo de capitales como no hubo en décadas, y una amplísima moratoria impositiva. Seguidos por otro blanqueo, en este caso para legalizar trabajadores en negro. También un nuevo Ministerio de Producción. Y además, un plan de obras públicas por $ 71.000 millones. Todo en el transcurso de un mismo día. Fueron ayer los anuncios de Cristina Kirchner ante empresarios de la industria y la construcción.La Presidenta llegó al mediodía a la cuarta conferencia de la Unión Industrial Argentina (UIA), en Pilar, en medio de una gran expectativa. Había 500 hombres de negocios que esperaban definiciones sobre el tipo de cambio, principalmente, y también sobre medidas específicas para la industria, luego de dos jornadas en las que todos los expositores habían calificado la actual crisis financiera internacional como la más grave desde la Gran Depresión de los años 30.

Juan Lascurain, titular de la UIA, planteó –una vez más- el reclamo de un tipo de cambio "competitivo" A esa altura del debate, ya era un lugar común que la UIA pide -en voz baja- que el Banco Central lleve la flotación cambiaria a no menos de $ 4 por dólar.En vez de políticas específicas, la Presidenta anunció un blanqueo impositivo y laboral, junto al anuncio de un nuevo ministerio, que recaería en la funcionaria bonaerense Débora Giorgi. Pero la sorpresa mayúscula fue que hoy llegará al Congreso un proyecto para blanquear capitales, que Cristina calificó como "repatriación" de activos físicos o financieros, no declarados.De su reciente viaje por Africa, la Presidenta relató una conversación telefónica con el presidente electo de EE.UU., Barack Obama: "Tuvo la deferencia de llamarme cuando estaba en Túnez", dijo. Y añadió: "Hablaba de reconstruir escuelas y hacer caminos. Me parecía escuchar al Kirchner de 2003".

La Presidenta necesitó también escasos segundos para pasar de las palabras de aliento a los empresarios, a la exigencia. "Me siento socia de ustedes -les dijo- porque si a ustedes les va bien, a mí también". Y a renglón seguido, reclamó: "No vamos a parar un instante en el objetivo de que nuestros trabajadores tengan empleo, sigan teniendo salarios. La responsabilidad social que tienen ustedes como empresarios no sólo debe ser tema de seminarios. Es en este momento en que ustedes deben ejercer la responsabilidad social. Y nosotros, la responsabilidad política".Al atardecer, la Presidenta se sumó a un encuentro en la Casa Rosada del jefe de Gabinete, Sergio Massa; el secretario Legal, Carlos Zannini: los ministros de Economía, Carlos Fernández, y de Trabajo, Carlos Tomada, y el titular de la AFIP, Claudio Moroni. Allí se estaba terminando de perfilar el paquete de medidas anunciadas, que hoy será detallado por Massa en conferencia de prensa. Pero se definió incluir una medida aún no anunciada: una amplia moratoria impositiva

Cristina salió de allí al anochecer, y cerró su ciclo en la Conferencia de la Construcción, en Retiro."Nadie se salva individualmente", volvió a insistir la Presidenta ante los constructores. "Cuando tomen una decisión económica háganlo pensando en la economía y no en la política", agregó, como intentando separar las ínfulas opositoras de algunos de sus decisiones empresarias. Y cerró con un paquete de obras públicas importante, tal como ya había adelantado Clarín: $ 71.000 millones que crearán, aseguró, 770.000 puestos de trabajo. El día ya acababa. Cristina cerró la muestra hablando con periodistas en los pasillos del Sheraton. Se la veía satisfecha, expansiva. La apuesta del Gobierno para enfrentar el enfriamiento económico ya estaba puesta sobre la mesa.

Temas en esta nota

    Cargando...