Evitará la Presidenta la pelea directa con el sector

No abrirá el diálogo con la Mesa de Enlace.

Por
24deDiciembrede2008a las07:24

A pesar de los duros reclamos del campo y los cortes de ruta que ya encienden una luz de alerta, el Gobierno no tiene pensado, por lo menos por el momento, convocar a un diálogo formal para resolver el incipiente conflicto.

Aunque el trato será escaso, la Casa Rosada concentrará la relación con el sector rural a través del secretario de Agricultura, Carlos Cheppi. Es una estrategia que se inauguró después del conflicto pasado y el alejamiento del entonces funcionario Javier de Urquiza.

La presidenta Cristina Kirchner mantendrá su posición de evitar la confrontación directa, aunque serán funcionarios y legisladores kirchneristas los que se encargarán de fustigar las críticas agropecuarias.

Según dijo un ministro a LA NACION, Cheppi será el encargado de buscar consensuar técnicamente la postura oficial con la del campo. De todas maneras, ante la dura embestida de la dirigencia agraria por las últimas medidas anunciadas por el Gobierno, y la escasa voluntad de la Casa Rosada en encontrar una solución, la tarea no parece ser fácil.

Sobre todo porque el Gobierno cree que la conducción de la Mesa de Enlace está cada vez más enfrentada. "Está partida", opinó un alto funcionario que conoce la estrategia del Gobierno. Y la Casa Rosada apuntará a quebrarla definitivamente.

En Balcarce 50 trabajan justamente en meter una cuña en esa disputa. La idea entre los principales funcionarios es insistir en la segmentación entre pequeños, medianos y grandes productores, con la estrategia de romper el nivel de adhesión de las bases a la propuesta de reclamo de los principales referentes del campo.

Es más: aún en estudio y con la posibilidad de que sea lanzado recién en febrero, se analiza aplicar la misma metodología de desacople que se anunció con el trigo y el maíz también con otros cultivos, entre los que podría entrar la famosa soja, según deslizó un funcionario que integra la mesa chica en el tema agropecuario. "Cristina dejó ayer [por anteayer] muy bien explicado lo que se busca con las medidas, que es sacarle peso fiscal al pequeño productor. Eso se puede extender a otros cereales", planteó una fuente oficial.

Por el momento, la Presidenta cerró la batería de anuncios hacia el sector. El impacto fiscal de cualquier decisión obsesiona al matrimonio Kirchner. Pero con la segmentación encontraron la manera de morigerar la resignación de recursos en las arcas públicas. "El Estado no va a dejar de recaudar ante la complicada situación mundial", reformó otro funcionario consultado por LA NACION. Ayer, la jefa del Estado se fue a mitad de la tarde hacia El Calafate, donde pasará la Navidad, y el resto del gabinete se quedó en la Casa Rosada monitoreando las protestas.

Temas en esta nota

Seguí leyendo