CLIMA
Rosario
lunes 22
Estado clima
13° | 25°

Lloviznas aisladas

martes 23
Estado clima
11° | 23°

Lloviznas aisladas

miércoles 24
Estado clima
11° | 19°

Lloviznas aisladas

Echegaray asumirá al frente de la AFIP

El reemplazante de Moroni goza de la extrema confianza de Néstor Kirchner; hasta ayer manejaba el ente de control agropecuario.

Por |

La presidenta Cristina Kirchner decidió reemplazar a Claudio Moroni en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y nombró en ese cargo a Ricardo Echegaray, un funcionario del círculo más cerrado del kirchnerismo y ejecutor de las duras políticas del Gobierno hacia el campo.

Desde la Casa Rosada argumentaron que la salida de Moroni, un hombre amigo y ligado políticamente al ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, obedece a "motivos personales", que su alejamiento es transitorio y que en 45 días volverá al Gobierno. Otras fuentes de Balcarce 50 consideraron, en cambio, que la decisión ya estaba prevista desde hacía unos meses pero que se adelantó, y que a Moroni lo tomó por sorpresa.

Más allá de las explicaciones de la salida, el ahora ex titular del órgano recaudatorio tenía su mandato vencido desde el 10 del actual. Ya habían firmado el decreto para que continuara en el cargo el ministro de Economía, Carlos Fernández, y el jefe de Gabinete, Sergio Massa.

Moroni se reunió ayer con el secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, para conocer su situación ante la demora en su nuevo nombramiento. La respuesta fue que Echegaray se haría cargo de la AFIP. Redactó su renuncia argumentando "motivos de carácter estrictamente personal", un dato que el Gobierno se preocupó ayer por resaltar. Un ministro dijo a LA NACION que el alejamiento de Moroni sólo respondía a una decisión personal del funcionario.

Fuentes cercanas al ex titular de la AFIP confiaron que el Gobierno le había ofrecido ayer mismo asumir en la Secretaría de Seguridad Social del Ministerio de Trabajo, cargo que el ahora ex funcionario desechó al instante, según una versión cercana a él.

"Aprovecho la oportunidad para agradecer la confianza dispensada al haberme designado para las distintas funciones que ocupé durante su gobierno, por el que me siento orgulloso de haber pertenecido", sostiene en apenas dos párrafos la carta de renuncia, que no llegó a manos de la Presidenta. Sólo lo hablaron ayer por teléfono.

El desembarco de Echegaray responde a la decisión del Gobierno de sumar en puestos clave para el matrimonio presidencial a funcionarios del más cerrado círculo kirchnerista. Sobre todo, según altísimas fuentes oficiales, en momentos de una fuerte merma de la recaudación por el impacto de la crisis mundial. El propio Echegaray, que se desempeñaba como director de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), se considera "un soldado que morirá por la causa". Los Kirchner premian esas lealtades. No sólo lo ubicaron en la poderosa AFIP, sino que dejaron a su segundo, Emilio Eyras, al frente de la Oncca.

La designación de Echegaray en la AFIP despertó ayer las primeras críticas. La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, dijo que "implica el inicio de la destrucción del organismo para ser puesto al servicio de la extorsión a los contribuyentes no adeptos al Gobierno" y con dureza cuestionó: "Es la garantía de impunidad de los amigos del poder".

Pedido presidencial

La Presidenta habló ayer con Echegaray, antes de viajar a Chaco. Le pidió "fortalecer la recaudación" ante lo que en la Casa Rosada consideran una "situación muy compleja" por la caída de los precios de las materias primas, y pidió mano dura nada menos que para un sector altamente sensible: el campo.

En el Gobierno prometen que no habrá persecución, pero Echegaray ya puso la mira en la informalidad del agro. Además, según fuentes oficiales, habrá una fuerte política de limitación de las importaciones. La línea que marcó la jefa del Estado fue establecer "un vallado" para el ingreso ilegal de mercaderías extranjeras y exigió "cuidar la industria nacional".

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro