CLIMA
Rosario
sábado 20
Estado clima
10° | 20°

Lloviznas aisladas

domingo 21
Estado clima
15° | 25°

Lloviznas aisladas

lunes 22
Estado clima
15° | 22°

Lloviznas aisladas

Antes de irse a la AFIP, Echegaray creó mayores controles para exportar

La norma no deja dudas que el control comercial agropecuario se reforzará en 2009 y que, de ser necesario, se volverán a cerrar exportaciones de alimentos.

Por | El Cronista Comercial

La Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) resolvió crear un nuevo registro para las exportaciones del sector. Se trata del Registro Único de Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías, que contará con detalles acerca de todas las exportaciones de granos, carne vacuna y lácteos que se produzcan a partir de hoy.

Mediante la resolución 8590, publicada ayer en el Boletín Oficial, Ricardo Echegaray se fue a la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), dotando a su anterior repartición de mayores herramientas de control de la actividad agroindustrial. El nuevo registro, al que deberán inscribirse los agentes que se encuentren inscriptos ante la Oncca en la categoría de exportador, permitirá también entrecruzar información relativa a esas ventas externas entre la oficina ahora dirigida por Emilio Eyras, la AFIP y la Dirección General de Aduanas.

El Registro de Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías promete mayor celeridad en la aprobación o rechazo de esas operaciones que el sistema de ROE (Registro de Operaciones de Exportación), tanto el rojo –carne–; verde –cereales y oleaginosas– y blanco –lácteos–, fuertemente criticados por la dirigencia rural, que los interpretó desde su creación como trabas para el desarrollo del comercio exterior agropecuario.

Los temores sectoriales se basan ahora en que el nuevo registro se constituya en una nueva barrera burocrática, junto con los ROE tradicionales y a las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior, ambos en manos de la Oncca desde el conflicto entre el campo y el Gobierno.

Según la resolución que lo crea, el registro apunta “a asegurar y fomentar exportaciones confiables”.

En los considerandos de la normativa se apuntó que “ante la volatilidad de los mercados, como consecuencia del impacto de la crisis económica financiera mundial, se torna necesario crear mecanismos que permitan otorgar cierta previsibilidad a la actividad comercial y potenciar las exportaciones”.

Además, promete que, si “la matriz alimentaria se viera comprometida” y, por ende, se debieran cerrar las fronteras a alguno de esos productos, priorizará a los contratos en él anotados para cuando se supere la emergencia. Es decir, si hay peligro de que falte carne, leche o pan de la mesa de los argentinos, se cerrarán las exportaciones de esos productos, con la garantía de que cuando se normalice la situación, los exportadores con operaciones denunciadas y registradas tendrán la prioridad para reanudar el comercio con el mundo.

Además de estar inscriptos en la Oncca, los exportadores deberán presentar una declaración jurada ante el organismo, que tendrá 5 días hábiles para contestar la autorización o el rechazo de la solicitud.

Ruralistas escépticos

Pero más allá de que la nueva normativa, los ruralistas se manifiestan escépticos con los cambios de funcionarios en la Oncca. Consideran que, si la decisión desde el máximo nivel de decisión –la presidenta Cristina Fernández y su marido Néstor– sigue siendo entorpecer la operatoria, los nombres no cambian nada y la situación agropecuaria seguirá agravándose.

Por eso, intuyen que el diálogo y el consenso seguirán siendo esquivados por la administración nacional, y que la Oncca seguirá profundizando las trabas de los últimos meses.

Por Paula Lopez.

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro