Al mal tiempo, buena cara

Tres empresas de Santa Fe y Córdoba se unieron para fabricar una sembradora especial para México.

Por
04deJuliode2009a las08:22

La siembra directa argentina sigue haciendo pie en México, de la mano de tres empresas argentinas, que unieron su poderío tecnológico e industrial para fabricar la "315" roja, apta para los suelos ondulados de ese país. Estas superficies requieren un ancho de labor de 3,15 metros y una menor cantidad de surcos.

En las dos "315" que se embarcaron la semana pasada hacia México, "cada empresa puso lo que hace más eficientemente", dijo a Clarín Rural Víctor Baro. Su empresa, VHB, de Oncativo, Córdoba, sumó fuerzas con las santafesinas Crucianelli, de Armstrong, y Apache, de Las Parejas.

El chasis se hizo en Apache, los cuerpos de siembra en la línea robotizada de Crucianelli, y los accesorios fueron provistos por la cordobesa VHB. "Es nuestro fuerte y marca la diferencia en el mercado. Además de los accesorios, fabricamos las bajadas de ruedas, que son los complementos del chasis", señaló Baro.

El vicepresidente de la firma Crucianelli, Gustavo Crucianelli, dijo a Clarín Rural que "cada empresa aportó aquello en lo que es fuerte, competir con las grandes multinacionales americanas y europeas". En cuanto a los cuerpos de siembra, Crucianelli explicó que "son los mismos que llevan las máquinas grandes, por lo tanto le dan mucha robustez a la ''315'', porque están preparados para una máquina grande y ni que hablar de su resistencia en una máquina de porte más chico".

El nuevo desafío para VHB, Apache y Crucianelli se planteó durante la muestra de Sinaloa, a principios de año, pero ya habían debutado en el último año y medio con la venta de 120 máquinas "315" a Venezuela. Fue un negocio entre gobiernos que incluyó un total de 200 sembradoras.

Ahora, después de Sinaloa, las tres firmas van por su cuenta, ya piensan en una UTE, e hicieron contacto con la firma mexicana Nutrive S.A., integrante del Grupo SACAS y distribuidora de fertilizantes líquidos, a quien designaron como distribuidor comercial. El primer contenedor viajó a México con dos sembradoras "315", una de 6 surcos a 52,5 cm de Apache, y otra de 12 surcos a 76 cm, de Crucianelli, y con ellas Nutrive hará pruebas en parcelas demostrativas, con pequeños y grandes productores, pues el grupo atiende a clientes con más de 100.000 hectáreas.

¿Y por qué México? En sintonía con Crucianelli y Baro, el titular de Apache, Carlos Castellani, señaló que "el éxito que los productores argentinos tuvieron en la siembra directa, con buena conservación del suelo y humedad, con 100 millones de toneladas de granos, hizo que productores de todo el mundo vengan a exposiciones como Expoagro. Y no sólo de México y Venezuela, sino también de Rusia, Kazajstán y Ucrania". Baro explicó que "en México no prosperó la siembra directa hace años, y hay que hacer un nueva concientización de sus beneficios". A eso apuntan las tres empresas argentinas, que le siguen poniendo el pecho a la crisis trabajando. Y juntas.

Temas en esta nota