Soja: el avance exportador le quita representatividad al precio de la Bolsa

La cotización diaria surge sólo del 13% de las operaciones realizadas en el recinto. El resto se negocia mano a mano y reservadamente beneficiando a los compradoes. Revelador estudio presentado en Aapresid.

20deAgostode2009a las07:51

La Bolsa de Comercio de Rosario informó ayer que la soja cotizó en el recinto al $960 la tonelada. Ese precio es estratégico para toda la cadena porque la usa como referencia tanto el productor que quiere vender como el distribuidor de semillas que ofrece un crédito pasando por el interesado en arrendar su campo.

¿Y si ese precio de Bolsa ya no es representativo de lo que pasa realmente en la comercialización de la oleaginosa porque cada vez más el grueso de las operaciones se manejan mano a mano y reservadamente entre el comprador y vendedor sin participar en la puja pública diaria en el recinto de operaciones para la formación de precios? ¿Y si el precio real de la soja es mayor o podría haber sido mayor al que cree el productor? ¿Quién gana hoy y quién va a perder mucho mañana por la debilidad creciente de los mercados institucionales?

A pedido del Centro de Corredores de Cereales de Rosario, el economista Ricardo Delgado (de la consultora Analytica) presentó ayer un informe en congreso anual de la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa (Aapresid) que saca a luz con números reveladores una discusión que venía teniendo un perfil muy bajo pero que era fundamental incentivar ya que, por tratarse de la soja, es estratégico para toda la economía argentina.

El economista mostró que hoy sólo el 13% de las operaciones registradas en la Bolsa de Rosario participa en el proceso de formación de precios; esto es un valor que surge de la negociación pública entre la oferta y la demanda mediada por el corretaje.

El 87% restante está formado por las operaciones telefónicas (cuando el corredor las acuerda desde la oficina en un diálogo privado con el exportador) y que al no declararse públicamente las autoridades no las tienen en cuenta a la hora de formar los precios de pizarra, y también está formado por las compras a fijar, que son las operaciones en las que el productor entrega mercadería ahora pero acuerda establecer el precio en el futuro. Ambos tipo de operaciones son registradas en Bolsa.

“Hay dos datos impresionantes. Uno es que más del 50% de las operaciones registradas en la Bolsa de Rosario son contratos a fijar, y por definición no participan en la formación de precios generando una distorsión terrible. Y el otro es el avance de la compra directa de granos que hace el comprador a productor, sin pasar por el corretaje y sin pasar por la Bolsa, que en 10 años se multiplicó por 8”, le dijo a punto biz Delgado luego de su conferencia.

¿Qué efectos tiene esta situación?
Es un daño a la formación transparente de precios. Y el que pierde y va a perder más, aunque hoy no se de cuenta, es el productor. Los mercados institucionales robustos son fundamentales para que se concentre la oferta y la demanda y surja de allí un precio que no sea a pedir de los más fuertes, en este caso los exportadores.

¿Por qué se da este proceso?
No hay buenos ni malos. Hay una estructura de mercado que incentiva tipo de operaciones que hay que corregir. Cuando prima la lógica del “sálvese quien pueda” se atenta contra la formación de precios representativos, y sin esos precios –en la negociación mano a mano– va a ganar el que está mejor informado, que es el exportador. En este negocia hay asimetría informativa, porque los vendedores son muchos y los compradores son pocos y todos saben cómo juegan el otro, tienen estrategias similares y manejan más información. Ellos juegan primero porque miran lo que pasa a afuera y luego empiezan a negociar adentro. Además, mientras el productor mira el precio que surge del 13% de las operaciones, sólo ellos saben qué pa

Temas en esta nota

    Cargando...