Productores de aceite de oliva envasado reclaman reintegros

La Argentina es el mayor productor de aceite de oliva del continente. Desde la Federación Olivícola dicen que las exportaciones del complejo cayeron 50% en el primer semestre.

Por
24deAgostode2009a las07:34

La Argentina es el principal productor de aceite de oliva del continente, y elabora cuatro veces lo que consume. Pero buena parte de lo que exporta se despacha a granel a España, donde lo mezclan con aceites locales, lo embotellan, y lo exportan como ibérico, a valores 40% superiores, incluso hacia América, que importa el 95% de lo que consume.

Lógicamente, las olivícolas locales prefieren evitar tanta vuelta y poner sus propias botellitas en las góndolas de los países de la región, embolsando el gran margen adicional que eso implica. Y, más allá del trabajo comercial y de marketing que hace falta para imponer en los mercados las marcas de origen argentino, quieren que el Estado las ayude.

En febrero pasado, pedían que les quitaran el 5% de retenciones a la exportación que paga tanto el aceite envasado como a granel, dado que les habían quitado los reintegros, del 5% y 2,5%, respectivamente. Hoy, dicen que eso no alcanza. Según la Federación Olivícola Argentina (FOA), en el primer semestre los despachos del sector (entre aceites y aceitunas) cayeron a la mitad. “Si en octubre la floración no es la adecuada, van a cerrar la mitad de los campos”, advierte Luis Arata, presidente de la entidad.

Según el directivo, el sector precisa hoy que le devuelvan los reintegros, pero en torno del 15%, amén de que le quiten las retenciones. “Prácticamente todo se envasa en el lugar de origen, es una actividad muy importante para las economías regionales, y en algunos casos, como en Catamarca, donde emplea a 5.000 personas en forma directa y a 5.000 cosecheros, es una de las tres mayores fuentes de empleo”, dice Arata.

“Precisamos también créditos para el pequeño productor. Alguien con 10 hectáreas no califica para ningún banco, no tiene balance, ni declaración jurada, ni nada. Y acá no hay salida: no es que si me fue mal con el maíz hago soja o alquilo el campo”.

El sector está hoy conformado preponderantemente por lo que decantó del régimen de diferimientos impositivos que estableció el ex presidente Carlos Menem en los ’90 –para quienes cultivaran olivos entre otras plantas– en Catamarca y La Rioja. Apenas unas 30 empresas elaboran aceite de oliva, y muchas menos lo exportan envasado, entre ellas, las de Molinos, La Serenísima, Unilever y Roemmers.

Pese a los negociados a que dio lugar, ese régimen dejó en el país unas 60.000 hectáreas de olivos nuevas, de las 95.000 totales. Para 2011 habrá 103.000 y para 2015, cuando todas estén en plena producción, generarán unas 45.000 toneladas anuales, casi el doble que hoy.

Por Alejandra Groba.

Temas en esta nota