La investigación como visión del desarrollo futuro

El departamento de investigación de una compañía semillera es el corazón donde se inicia un proceso de ampliación e intensificación de todos sus programas con vistas a generar la base genética necesaria para el crecimiento buscado en el mercado argentino y regional.

25deAgostode2009a las13:46

El principal motor de este crecimiento es un germoplasma valioso, por lo cual gran parte de la inversiones que se realizan están orientadas al enriquecimiento del mismo, vía mayor generación y aumento de su variabilidad genética e incorporación de nuevo germoplasma elite y exótico.

El mejoramiento vegetal depende mucho de los números y probabilidades, mientras más germoplasma y combinaciones podemos observar, mayores son las posibilidades de obtener resultados. Otro factor importante es el tiempo que lleva desarrollar las diferentes generaciones, pues la ganancia genética se mide en el tiempo. Si podemos lograr tener más ciclos de selección en un determinado tiempo, la ganancia genética será mayor. Hoy desarrollar líneas nuevas lleva un proceso de tres años, aplicando toda la tecnología actual de avance acelerado de generaciones, dato muy relevante comparado con cuatro a cinco logrados con las tecnologías tradicionales.

En el cultivo de maíz, la industria se ha desarrollado sobre un efecto denominado vigor hibrido o heterosis. Para lograr la máxima expresión del vigor híbrido es necesario contar con grupos heteróticos bien purificados y seleccionados por su aptitud combinatoria. Los grupos heteróticos que ha desarrollado Sursem han sido mejorados y purificados continuamente y con el impulso que se le ha dado al programa el vigor híbrido, y por ende el rendimiento, llegará a niveles elite. Esto, es en gran parte producto de la introgresión de germoplasma elite de los diferentes grupos heteróticos que se viene realizando para enriquecer los mismos.

La inversión en recursos humanos y tecnológicos. Visión fundacional de Sursem.

En esta línea es que Sursem se embarcó en el proyecto de generar más cantidad de nuevas líneas de maíz por año, triplicando lo que venía haciendo tradicionalmente para llegar a más de 3000 anuales y aumentando la cantidad de sitios de evaluación y parcelas de ensayos. Esto se pudo realizar mediante la inversión en instalaciones y maquinarias del orden de 1 millón de dólares y aumentando los presupuestos de investigación desde 500.000 dólares anuales a 1.500.000.

El primer paso fue el de lograr reforzar el equipo de fitomejoradores, para lo cual fueron contratados 4 nuevos breeders, especializados con maestrías y doctorados en mejoramiento vegetal, que orientarán sus esfuerzos a los programas de mejoramiento de maíz, soja y girasol

Es indudable que los logros biotecnológicos de los últimos tiempos han impulsado al cultivo de maíz a niveles superlativos. El compromiso de Sursem es el de tener la mejor y más actualizada gama de eventos y tecnologías disponibles incorporadas en su germoplasma, de hecho se están realizado estas incorporaciones de nuevas tecnologías y eventos aún no aprobados en Argentina en combinación con empresas asociadas en el exterior, preparándose para el momento en que éstas sean liberadas en nuestro territorio.

Otra novel herramienta que estamos utilizando son los marcadores moleculares. Se ha establecido una asociación con un laboratorio americano y una empresa china para desarrollar poblaciones para identificar marcadores ligados a la aptitud combinatoria para maximizar el vigor híbrido y a caracteres de interés agronómico como resistencia a enfermedades (mal de Rio IV, royas, etc.) y profundidad de grano. En este mismo ámbito se ha organizado un campo experimental en la zona endémica de virosis, al sur de Córdoba en Sampacho, para poder ampliar y profundizar la evaluación germoplasma derivado por estas metodologías.

Como resultado de tod

Temas en esta nota

    Cargando...