Abandonar las rutas, pero con soluciones

Los productores agropecuarios quieren abandonar las rutas con algún tipo de soluciones que les permitan afrontar la campaña de granos gruesos iniciada con el girasol y que se intensificó al sembrarse las primeras hectáreas de maíz comercial.

Por
31deAgostode2009a las06:39

El análisis que se produce al calor de las gomas quemadas, con el rescoldo de las brasas de un ocasional asado y el mate que pasa de mano en mano en los primeros sesenta piquetes, confirma, sin embargo, que habrá un extenso horizonte de soja.

La superficie está proyectada en 19 millones de hectáreas y será récord --como ya es costumbre durante las últimas campañas-- porque, a medida que se abandona el trigo y el maíz, se expande la oleaginosa.

En este marco, la Mesa de Enlace presentó un proyecto al Congreso para reducir las retenciones del grano al 25%, en una primera instancia, y llevar a cero las de maíz y trigo.

Su consideración sería una buena señal de que hay intención de solucionar los reclamos del campo. Es un ramillete de medidas que podría completarse con la liberación de los mercados lácteos, trigueros, maiceros y otras exportaciones trabadas al igual que todos los cerrojos que impiden frenar la matanza de hembras en la ganadería.

En la utopía del ideario del campo figura la "libertad de producción", que responda a la oferta y la demanda.

Hay, no obstante, un importante cepo a las expectativas de los hombres a la vera de las rutas: 19 millones de hectáreas de soja --con el peor rendimiento promedio que podría tener la campaña 2009-2010, 2,2 toneladas por hectárea, al precio FOB (de exportación) de U$S 366-- cotizan U$S 15.299 millones.

A partir del próximo otoño cuando se coseche, y con las retenciones al 35%, el gobierno recaudará U$S 5.354 millones.

Si el margen de quita bajara al 25%, como propuso la Mesa de Enlace, el fisco perdería U$S 1.500 millones, que se quedarían en el sector productivo, y embolsaría U$S 3.825 millones.

Con el diálogo totalmente cortado, pocos creen que surja una señal política seria y recuerdan que Cristina Fernández de Kirchner anunció tiempo atrás la creación de cinco grandes feed-lot para criar terneros de raza Holando-Argentina y nada ocurrió.

También quedó demostrado que no se concretó el acuerdo de maíz lanzado hace dos meses y que del maíz cosechado en el otoño 2009 no se vendió un solo gramo con los permisos de embarque ROE 365 mientras que desaparecieron operadores y precios del cereal disponible de los recintos que solían frecuentar.

El maicero pequeño y mediano que está en la protesta no tiene la menor idea de cuánto valdrá su producto si logra sembrarlo y el tiempo lo ayuda a cosechar. Algo similar ocurre con el trigo, pero éste ya es historia, porque sólo fueron implantadas 2,7 millones de hectáreas. La peor campaña en muchos años.

Igualmente, con voluntad, hay soluciones para tirar de la cuerda que une a todos los productores a lo largo del país y que vuelvan a trabajar la tierra.

Si la primavera confirma un clima mucho más húmedo y la cosecha de soja arroja casi 49 millones de toneladas porque el rendimiento mejora y se ubica en 2,6 toneladas promedio por cada una de las 19 millones de hectáreas, la recaudación fiscal superará los U$S 6.300 millones. Cristina sonreirá.

Matilde Fierro.

Temas en esta nota

    Cargando...