Con nuevos vetos quitaron beneficios a provincias castigadas por la sequía

Lo decidió Cristina y así se borra lo que ya se había aprobado en el Congreso.

Por
02deSeptiembrede2009a las06:17

En medio del paro agropecuario, que comenzó el último viernes, en protesta al veto de Cristina Kirchner al artículo que rebaja o eliminaba retenciones para 37 distritos de la provincia de Buenos Aires, ayer hubo otra sorpresa que dejó atónitos a ruralistas y legisladores.

En el mayor de los secretos, el mismo día que arrancaba el paro se publicaban otros vetos en el Boletín Oficial, escondidos en un suplemento especial confeccionado de madrugada.

Así, se eliminaron de un plumazo iniciativas que estaban contenidas en la ley de Emergencia y que beneficiaban con condonación, aportes especiales del Tesoro Nacional y créditos a tasa baja a unas siete provincias: Santa Fe, Río Negro, Catamarca, Mendoza Neuquén y Salta.

La Presidenta vetó, además de la baja de retenciones en la provincia de Buenos Aires, un artículo propuesto por el peronista disidente Francisco De Narváez, proyectos propuestos por, entre otros, el senador rionegrino Pablo Verani.

En este caso se incluían partidas para destinarlas a las zonas declaradas en desastre, la excención impositiva de impuestos a las ganancias y bienes personales y otros artículos que, según dijo a Clarín el propio Verani, demuestran que "hay un profundo desconocimiento sobre la grave situación local, y que esto es un viva la pepa".

De esta manera, la ley de Emergencia, que intenta compensar daños en lo que es la mayor sequía en un siglo, solo contempla ahora un fondo por $ 500 millones.

Con estos nuevos vetos, se reavivó la tensión con los senadores del interior, que no comparten ni comprenden los motivos del veto presidencial. "Lo de Buenos Aires tenía un motivo político, pero acá, en Río Negro, donde se contrajo 60% la ganadería ovina, es gravísimo y vamos a volver a intentar", dijo Verani a este diario.

Por su parte, el radical mendocino Ernesto Sanz apuntó directamente al veto en sí como método y dijo que "el último veto de la Presidenta es apenas un anticipo del modelo de conducción ejecutiva que se viene en la Argentina a partir del 10 de diciembre: veto y decreto de necesidad y urgencia".

Y agregó que "si la práctica del veto se hace habitual, aunque la Constitución la contemple, habrá que discutir cómo se gobierna vetando todo lo que el Congreso apruebe legítimamente."

Con todo, voceros de Agustín Rossi, titular de la bancada K en Diputados, dijeron a este diario que la postura del Gobierno obedeció a una razón de "equidad entre las provincias", tras haber despojado a Buenos Aires de la baja de las retenciones.

Lo que se critica es la falta de relevamientos al menos en Río Negro, una de las zonas más golpeadas, que había pedido la ayuda estatal.

El Gobierno recurrió al veto dos veces en menos de una semana con los decretos 26.502, 26.512, 26.513, 26.514, 26.515, 26.516, 26.517 y 26.518. Desde la oposición, prometieron volver a insistir y pedir que se releven zonas de desastre en el interior.

Temas en esta nota

    Cargando...