Las fichas, a la sojita

La oleaginosa será otra vez el principal cultivo en el ciclo productivo que está comenzando.

05deSeptiembrede2009a las08:31

Falta de liquidez, magros resultados por la prolongada sequía, y un panorama interno incierto con reglas de juego poco claras, hacen que la soja sea el refugio elegido por la gran mayoría. Clarín dialogó con destacados referentes técnicos y agronómicos del cultivo para conocer las claves de una campaña que apunta a romper los récords de siembra de la oleaginosa.

Para Rodolfo Rossi, presidente de ACSOJA (Asociación de la Cadena de Soja de Argentina) la superficie de siembra para la presente campaña rondará los 18,5 millones de hectáreas. Un millón más que la campaña pasada. "Incluso la cifra puede ser superior, principalmente si las lluvias se retrasan", agregó Rossi.

Las zonas de mayor crecimiento serán el NEA y NOA, aunque también lo hará la zona núcleo. En todos los casos "el crecimiento de la soja estará dado por reemplazo de superficies ocupadas por otros cultivos, básicamente maíz y girasol", precisó el directivo de ACSOJA. A su vez, como la superficie de trigo sembrada esta campaña fue bajísima, habrá poca soja de segunda. En consecuencia, la mayor parte de la soja "sembrada será de primera, lo cual puede hacer subir el rinde promedio", agregó Rossi; quien prevé una producción nacional de soja "en torno a los 53 a 54 millones de toneladas", precisó.

Esta visión de Rossi, coincide con las decisiones de algunos productores, quienes ya tienen previsto incrementar su superficie de soja. En el sudeste de Córdoba, Hernán Bizet optó por "reemplazar un 30% de lo que correspondería normalmente a maíz por soja de primera". A eso se suma que "pudimos hacer poco trigo, sólo un 35% de la superficie planificada", destacó Bizet. En consecuencia, la proporción de "soja de primera será de las más elevadas, alcanzando un 70 a 80%", precisó. El resto se reparte en partes iguales de "maíz y de soja de segunda sobre trigo", afirmó.

Idéntico panorama plantea Jorge del Barro, un pequeño productor del sur santafesino. "Venía con una rotación compuesta por un 33% de maíz, 33% de soja y 33% de trigo/soja"; pero para esta campaña "reduje el maíz en un 30% de lo previsto", agregó Del Barro. Así la soja de primera pasará a ocupar el 60% del total sembrado. Esta concentración de superficie y fecha de siembra "impone nuevos desafíos de manejo a los productores para diversificar el riesgo tanto agronómico como de precios", destacó Rossi. En el primer punto, la correcta caracterización ambiental, sumado a una estrategia de diversificación de grupos de madurez, elección de cultivares y fechas de siembra aparecen como las herramientas más recomendables (Ver Ajustando grupos y fechas). Por otro lado, sería importante "poder utilizar herramientas de cobertura de precios", agregó.

Según Rossi, muchos productores "optarán por diversificar grupos, utilizando en promedio grupos un poco más largos para cada zona", precisó. Como la pasada campaña fue muy seca, se identificaron materiales con mejor comportamiento frente a ese estrés.

En el sudeste de Córdoba, Bizet va a ajustar la estrategia de grupos y fechas de siembra "en función a cuando aparezcan las primeras lluvias", aclaró. El técnico sostiene que el productor "maneja un amplio abanico de opciones de largo de grupo y cultivares específicos, que irá seleccionando según el momento en que sucedan las primeras lluvias primaverales". Para su zona, prefiere materiales de GM III para las mejores situaciones, pasando por toda la gama de GM IV corto y largos; "aunque sin llegar a ciclos aún más largos", agregó Bizet.

Por su parte, Del Barro sostiene que utilizará para el sur de Santa Fe "materiales de GM III hasta V cortos", destacó. En cuanto a la fecha de siembra apuntará a concentrar las siembras desde mediados de octubre a principios de noviembre "diversificando grupos para explorar diferente

Temas en esta nota

    Cargando...