Aumentaron las cuotas de las prepagas pequeñas y medianas

Llegan hasta un 18% y son consecuencia de incrementos en los costos, como las subas salariales.

15deSeptiembrede2009a las07:40

Elías Gosis tuvo un dé jà vu al recibir en su casa, en San Isidro, la factura de su prepaga: como las de la luz y el gas, también había aumentado. En este caso, el alza era del 15,9%.

"Me sorprendió porque sabía que los aumentos en las prepagas se habían suspendido, lo había dicho [el jefe de Gabinete] Aníbal Fernández. Pregunté en la empresa, Osmecón de San Isidro, y me dijeron que podían aplicar subas porque no había ningún acuerdo firmado", dijo Gosis, furioso. Días después, hizo una denuncia en la asociación Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco).

A diferencia de las empresas de medicina prepaga líderes, las pequeñas y medianas no dieron marcha atrás con los aumentos en las cuotas, lo que generó desconcierto entre los afiliados que, como Gosis, engrosaron el caudal de reclamos que reciben las asociaciones de defensa del consumidor.

La confusión se debe a que el mercado de medicina prepaga está desregulado, pero, en el actual contexto de crisis, el Gobierno intervino para negociar el timing de las subas en las grandes empresas, que concentran buena parte del universo de los afiliados. Las pequeñas y medianas, que no participaron de ese acuerdo informal, comenzaron a trasladar a las cuotas los aumentos en los costos de insumos y prestaciones, y en los aranceles de las prestadoras (clínicas, sanatorios y hospitales privados), que acordaron subas salariales con el sindicato de sanidad.

El Centro de Educación al Consumidor (CEC), la Asociación de Defensa de Consumidores y Usuarios (Adecua) y Deuco tomaron denuncias por alzas de hasta un 18% en las cuotas de los hospitales de comunidad, Osmecón (según la localidad), Cemic y CM Salud, entre otras empresas, desde julio. "La mayoría de los reclamos vienen de afiliados de empresas chicas o de la provincia de Buenos Aires, que no entraron en el acuerdo con el Gobierno y son más difíciles de contener que las grandes", dijo la presidenta del CEC, Susana Andrada. Allí, los reclamos por aumentos en prepagas representan el 30% de los 250 que se reciben por día.

La empresa CM Salud, de Vicente López, aplicó un incremento promedio del 16% a sus 10.700 afiliados a partir del 1° de septiembre. "El ajuste responde a una suma de factores, entre ellos, los aumentos de los aranceles en los centros de atención y en el costo de los insumos", dijo el gerente general, Jorge Barrio.

Por las mismas causas, en Osmecón Salud de San Isidro indicaron que, en agosto, se efectivizó un aumento del 15%. Por otra parte, Cemic aumentó desde junio hasta septiembre entre un 3,6 y un 9,5%, según el plan. En la empresa, no descartaron próximos ajustes, hacia fin de año.

Los precursores fueron los hospitales de comunidad, que acordaron una suba salarial el 1° de julio, lo que impactó en las cuotas de los planes de salud. Entre ellos, el Hospital Italiano hizo un único aumento en julio, de entre un 9 y un 12%, y el Alemán subió un 7%, que podría llegar a un 12% a fin de año. "Es una cuestión de sentido común. ¿Por qué unos pagan aumento y otros no? No hay reglas de juego para las prepagas", dijo la presidenta de Adecua, Sandra González.

Pregunta incómoda
Esa pregunta es la que se hacen los empresarios de las prestadoras. El 25 de agosto, firmaron un ajuste salarial del 19% con el personal de sanidad, que traccionó los aranceles que cobran a los financiadores. Las obras sociales y el PAMI, que representan 18 millones de afiliados, aceptaron el ajuste. Pero las prepagas líderes, con 800.000 clientes, no lo hicieron. "Ya les notificamos que si no pagan lo que corresponde, no estamos dispuestos a dar el servicio", dijo el presidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (Adecra), Francisco Díaz.

Las

Temas en esta nota