Malestar en el campo por el alza de impuestos bonaerenses

Dicen que los exportadores trasladarán a los productores el aumento en sus costos.

18deSeptiembrede2009a las07:20

LA PLATA.- El controvertido proyecto de reforma impositiva, que anteanoche recibió media sanción en la Cámara de Diputados bonaerense, siguió generando críticas en la oposición y despertó la indignación de distintos grupos exportadores y agropecuarios. Estos sectores advirtieron que, si se aprobara la ley, la actividad económica en la provincia de Buenos Aires podría decaer y generar una ola de despidos.

Pese a las críticas, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, volvió a agradecer a los diputados oficialistas la media sanción que recibió su proyecto. Y se mostró abúlico ante las recurrentes críticas que circularon en los portales de noticias en Internet. "Mi responsabilidad es una provincia más equilibrada entre conurbano e interior. Agradezco a la Legislatura la media sanción que dio ayer a la reforma impositiva, porque implica un sistema fiscal con más equidad y más justo", dijo el mandatario bonaerense.

Ayer, la Unión de Recibidores de Granos (Urgra) repudió la media sanción del proyecto que impulsa la administración Scioli y estimó que con esa reforma impositiva "los puertos bonaerenses dejarían de ser competitivos, afectando el 80 por ciento de los puestos de trabajo".

El organismo advirtió que "con esta iniciativa se quiere hacer creer que el impuesto lo pagarán los exportadores, pero en definitiva se lo trasladarán al productor. Lo que lograrán será que el exportador termine haciendo las cargas y descargas en otros puertos del país". Anoche, empresarios y gremios del puerto de Bahía Blanca comenzaron a tomar medidas de protesta contra el impuesto.

El paquete impositivo, que ahora espera la sanción en el Senado provincial, incluye aumentos en el impuesto inmobiliario urbano y rural, la creación de un impuesto al movimiento de mercaderías en los puertos de la provincia, la aplicación de sellos en la compraventa de automóviles, la creación del impuesto a la transmisión de bienes heredados y el aumento en las patentes de los automóviles valuados en más de $ 40.000.

Consultado por LA NACION, el presidente de Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Pedro Apaolaza, criticó la media sanción del proyecto. "Creo que se votó de mala manera. En la mesa agropecuaria se venía conversando el aumento del inmobiliario y analizando las posibilidades contributivas de cada región. Habíamos pautado seguir tratando este tema para aplicarlo el año próximo, pero con la media sanción el acuerdo se rompió."

El ministro de Economía bonaerense, Alejandro Arlía, trató de llevar tranquilidad al sector agropecuario y explicó que el aumento en el inmobiliario afecta muy poco a los productores. "En general el incremento del impuesto no representará más de una suba de seis pesos por hectárea por año. Esto significa que los propietarios de los campos estarían pagando por mes 50 centavos más que ahora", dijo.

Por su parte, el diputado Abel Buil (Frente Coalición Cívica) dijo que "es mentira" que el impuesto inmobiliario rural aumentará sólo un 30%. "El gobierno hace un promedio teniendo en cuenta todo el conurbano y los 12 distritos que quedaron fuera de este aumento. Si uno analiza este incremento, veremos que las regiones productivas sufrirán un elevado aumento de los impuestos, que va a sorprender a todos", concluyó el legislador

Mirada política
En la arena política, la media sanción que recibió anteanoche el proyecto (en una sesión relámpago) acrecentó las críticas de los distintos bloques opositores, que anunciaron la conformación de una mesa de trabajo para fortalecer la oposición a la administración Scioli.

"Creo que la forma en que se manejó el tratamiento de este proyecto marca un punto de inflexión en nuestra relación con el gobierno. Empieza

Temas en esta nota