Protesta y denuncias frente al Congreso contra la ley de medios

El rabino Bergman, De Angeli y Castells reclamaron "libertad" y pidieron frenar el proyecto.

Por
07deOctubrede2009a las07:46

Banderas argentinas, máscaras blancas con una cruz roja en señal de mordaza, brazos en alto y un reclamo unánime: libertad. En las vísperas del debate en el Senado, donde se definirá este viernes si el proyecto de radiodifusión del Gobierno finalmente es convertido en ley, cientos de personas se concentraron ayer en un acto frente al Congreso para rechazar la iniciativa.

Arriba, en el escenario, confluyeron el rabino Sergio Bergman, el ruralista Alfredo De Angeli y el dirigente piquetero Raúl Castells, los tres oradores principales del acto que convocaron organizaciones no gubernamentales, entre ellas "Argentina Sin Mordaza", "Argentina Ciudadana" y "Ojo Cívico".

Todos ellos se reunieron para reclamarle al Senado que introdujera cambios en la iniciativa oficial, lo que significaría una derrota de imprevisibles consecuencias para el Gobierno.

"Venimos a rechazar y pedir a los senadores para que resistan, y para que no nos lleven por delante, porque vienen por todo y por todos", enfatizó Bergman, quien elogió a las "almas y ciudadanos argentinos" que concurrieron al acto para "defender los principios" y "no se dejaron apretar".

La gente, abajo, aplaudía mientras agitaba unas pocas banderas. Según los organizadores, la concurrencia superó las 5000 personas, aunque fuentes policiales estimaban que osciló entre las 2000 y las 3000 personas, no más.

Entre los asistentes se entremezclaban unos pocos legisladores de la oposición, entre ellos las diputadas Silvana Giuidici (UCR), Patricia Bullrich (Coalición Cívica) y Nora Guinzburg (Pro), como también sus pares Fernando Iglesias (Coalición Cívica) y el senador Carlos Rossi (Partido Nuevo).

El acto transcurrió sin desbordes, con apenas unos abucheos aislados cuando se mencionó al jefe del bloque oficialista, Agustín Rossi, y a su par del Senado, Miguel Pichetto y algunos gestos de provocación de parte de un puñado de simpatizantes kirchneristas que se acercaron al acto.

"Vergüenza"
Los discursos de los oradores no se privaron de severas críticas al Gobierno al que acusaron de intentar cooptar a los medios de comunicación con la nueva ley, aunque Bergman reconoció, en un pasaje de su discurso, que la verdadera "vergüenza" del país son la "pobreza, los excluidos y los que se quedaron en la banquina del camino".

El rabino también se dirigió hacia aquellos ciudadanos que se mantienen pasivos frente a la avanzada kirchnerista. "Todo lo que vas a poder ver en los medios de comunicación, ahora, es Canal 7 una y otra vez, con diferente número", alertó.

El ruralista De Angeli advirtió que la avanzada kirchnerista en los medios ya comenzó y apuntó contra los legisladores oficialistas. "El senador [Guillermo] Jenefes dijo que con su voto no quería dejar preso a su partido, ¿entonces qué quiere, dejar prisionero al pueblo?", se preguntó y acusó de "alcahuetes y obsecuentes que no tienen vergüenza" a los diputados oficialistas que apoyaron la iniciativa. "Nunca nos vamos a olvidar de lo que votaron, no van a poder caminar en la plaza de su pueblo, porque van a ser señalados", dijo.

Por su parte, el piquetero Castells brindó su justificación por participar en un acto con "gente de derecha" y recalcó que su misión es "defender a todos los que tengan derecho a expresarse, para que exista el pluralismo".

"No queremos la ley de Videla, ni tampoco la ley de Kirchner, porque en esencia es la misma cosa", alertó el dirigente social.

Laura Serra

Temas en esta nota

    Cargando...