Los juegos políticos afectan al mercado agropecuario

Con un tono cordial, los negociadores de la Mesa de Enlace se retiraron de la tercera y última reunión con los funcionarios del ministerio de Agricultura y su titular, Julián Domínguez, deberá demostrar ahora cuánto poder político tiene para satisfacer los reclamos del campo.

Por
02deNoviembrede2009a las07:24

Uno de los "técnicos" del ruralismo consideró que al pedir "no llamen hasta que tengan algo concreto" fue como decir al gobierno: "Demuestren con hechos que nos quieren y no den sólo buenas razones".

Durante una reunión anterior, habían solicitado la derogación de la resolución 543 que estableció los permisos de embarques para la exportación de granos --los ROE verdes--, completada con sucesivas regulaciones lanzadas desde la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA).

También pidieron la baja de la resolución 42, que rige los encajes a los frigoríficos (tonelaje de carne que deben reservar como un seguro para el consumo interno, si quieren realizar ventas externas).

Si ambas restricciones cesan, los productores vaticinan tres inmediatos efectos benéficos:
* Reactivación de las exportaciones.
* Mayor competitividad.
* Se frenará la pérdida de ingresos de los productores.

"Debido a los derechos de exportación y a las restricciones, el productor no resigna sólo el 23% de las retenciones al trigo: el valor real de caída es de 50%", aclaró Raúl Dente, de la Federación de Centros de Acopiadores.

"Entre las campañas 2006-2007 y 2007-2008, el costo de oportunidad perdido trepa a 2.800 millones de dólares", añadió.

Quitadas las restricciones, el precio lleno de trigo debería ser de U$S 156: una estimación aleatoria porque la plaza triguera sigue sin cotizar.

Durante el último encuentro no hubo contrapartida a los requerimientos del campo aun cuando, paradójicamente, los funcionarios de Agricultura --sin la presencia del ministro, Julián Domínguez-- manifestaron su acuerdo con los argumentos ruralistas.

"Esperaremos que nos convoquen con alguna respuesta concreta", sintetizó Omar Barchetta (Federación Agraria Argentina-FAA), tras quejarse de que, hasta ahora, no aparecieron los quinientos millones de pesos anunciados para amortiguar la emergencia agropecuaria.

La relación gobierno-campo tuvo un giro inesperado cuando diputados de la oposición reclamaron la intervención judicial contra la ONCCA: sospechan que el organismo nunca abandonó la órbita de Ricardo Echegaray en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y, por lo tanto, jamás pasó al ministerio de Agricultura.

Hay más: los ganaderos están preocupados porque el gobierno "K" todavía no asignó los cupos correspondiente al nuevo ciclo de la cuota Hilton (julio de 2009-junio de 2010).

Así las cosas, a la preocupación de haber dejado de abastecer el consumo interno de trigo brasileño, crece el temor de que se abandonen las ventas de esos cortes muy selectos a la Unión Europea.

Matilde Fierro.

Temas en esta nota

    Cargando...