El ganado en Liniers se disparó 25% y Moreno intervino

Solo 24 horas antes de que la dirigencia agropecuaria se de cita en Palermo, el accionar del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, volvió a ser eje de las críticas del sector. Es que dio instrucciones para frenar —antes de que llegue al mostrador— la abrupta subida de los precios del ganado en pie que se registraron ayer en el Mercado de Hacienda de Liniers, que en caso de los terneros superó los $ 5 el kilo vivo, 25% más que el miércoles de la semana pasada.

Por
10deDiciembrede2009a las07:07

En medio de una jornada en la que ingresaron más de 13.600 animales a Liniers y con fuerte interés de los compradores, las principales categorías de hacienda tuvieron subas intersemanales de 34% para las vacas (una categoría que venía con precios muy bajos), 12,5% para los terneros, según el valor oficial de cierre del mercado, y de 17% para la categoría novillo pesado.

Las novedades desde la plaza ganadera no tardaron en llegar a los oídos del súpersecretario, quien tomó cartas en el asunto. Aunque sin hacerse presente, como sí había hecho en varias oportunidades en 2007 y 2008, el funcionario dio instrucciones para poner “precios máximos” a las operaciones en el mercado concentrador porteño.

Según explicaron fuentes del mercado cárnico, los valores de cierre oficiales de Liniers se ubicaron siguiendo las instrucciones: no más de $ 4,50 para la categoría terneros (cerró a un promedio de $ 4,436); $ 4,30 para el novillito (promedió a $ 4,25); $ 4,20 para el novillo bueno (terminó a $ 4,196) y $ 3,50 para la vaca de conserva (cerró a $ 2,966). Con esos resultados, el cierre en Liniers fue levemente inferior al del lunes pasado.

Como sucedió en otras oportunidades, se estima que esa lista marcará las operaciones del mercado concentrador porteño en las próximas semanas, por lo que los operadores consideran que pueden darse dos escenarios: o la demanda se calmará a la espera de una baja de precios o, creen la mayoría, volverán los “sobreprecios” a escena.

Ese escenario se vivió para esta misma época el año pasado y el anterior, cuando con precios pisados, control férreo de parte de Moreno y el kilo de novillo en torno a $ 3, se llegaron a pagar hasta 60 centavos por encima de lo declarado para asegurarse animales de buena calidad.

Los valores de la hacienda suelen tener picos de suba en las cercanías de las fiestas de fin de año, cuando las principales cadenas salen a comprar fuerte.

A eso se suma, este año, las advertencias sectoriales de un inminente faltante de carne, como consecuencia de la fuerte liquidación de stock ganadero producido por la sequía y los bajos precios que recibe el productor.

Por Paula López.

Temas en esta nota