La ganadería da la cara

La mejor genética de las razas líderes de la Argentina se concentra en la muestra y exhibe el potencial del sector.

16deJuliode2011a las04:04

Una vez más, como en cada invierno durante 125 años, la Capital Federal vió llegar esta semana a los mejores ejemplares de las principales razas ganaderas de la Argentina, para participar en la mayor exposición ganadera del sector. Esta vez, con el pecho más hinchado que en las últimas ediciones, los productores decidieron decir presente con un mayor número de animales, dispuestos a mostrar su mejor genética. Lo que se ve en el predio de La Rural es una fotografía bien actual de la ganadería argentina.

Como es habitual, fue Angus, la principal raza del país, la que trajo a Palermo el mayor número de animales tiñendo de negro la mitad del pabellón amarillo. Nada menos que 520 animales, de 120 cabañas, son los que participan este año de la muestra, veinte ejemplares más que en la edición anterior.

“La raza tiene un peso muy fuerte y una gran atomización de cabañas, lo que favorece a los productores que vienen a comprar, ya que siempre encuentran lo que buscan. Los criadores saben que hay buena demanda de pedigree Angus, y los precios son buenos. Palermo es una buena oportunidad”, resumió Juan Pablo Hornos gerente de la Asociación de Criadores de Angus.

El que elije esta raza, según Hornos, “sabe que tiene productividad -por la buena conversión de carne-, rusticidad -se adapta bien a muchos ambientes- y precocidad -crece y se desarrolla sexualmente muy rápido-”.

La genética es una de las vedettes de Palermo, y todas las razas sacan a relucir sus fuertes apuestas a esta disciplina de la ciencia. “Nuestra asociación avanza en su programa de evaluación de reproductores. Dos veces por año se publica un registro de reproductores con toda su información genética, y de esta manera el comprador puede seleccionar lo que busca: bajo peso al nacer y mayor peso final”, asegura Hornos. Angus tiene un convenio con el INTA para tomar imágenes y mediciones y llevar el control de las diferencias esperadas de progenies (DEPs), y está a la vanguardia en la capacitación y el estudio en marcadores moleculares, un concepto en boga en todo el mundo.

Las razas que pisan fuerte en el norte del país también se hacen ver con un amplio plantel en Palermo. Braford, por ejemplo, cuenta este año con 120 animales contra los 103 que participaron en la edición de 2010. Hay 35 cabañas de la raza, provenientes de ocho provincias diferentes.

Agustín Arroyo, director ejecutivo de la Asociación de Braford, destacó que la raza muestra un nivel genético sobresaliente como resultado de los intensos programas de selección conducidos por las cabañas y orientados por la asociación, y gracias a su programa de evaluación genética, el PegBraf. “Los principales beneficios que ofrece Braford son su excelente adaptabilidad a las condiciones productivas del centro y norte del país. Por eso hay un aumento en la cantidad de cabañas -ya son más de 300-, no sólo en las provincias del NEA, que son la cuna de desarrollo de la raza, sino también en el NOA y las regiones semiáridas de los llanos y Cuyo”, destacó Arroyo. Y agregó que la alta demanda por esa raza se reflejó en los buenos precios de venta de los reproductores machos y hembras observados en los remates de cabaña del primer semestre.

Con respecto al futuro, Arroyo se mostró optimista y destacó que “los ganaderos estimulan sus inversiones especialmente en tecnología, en manejo, sanidad, alimentación y, sobre todo, en genética, que es uno de los pilares que potencian la productividad”.

Por su parte, Brangus, la otra raza que domina el Norte, trajo a Palermo 140 reproductores de 37 cabañas. El gerente de la Asociación Brangus, Facundo Rivolta, también destacó los precios obtenidos hasta el momento en los remates. “Se vendieron machos a 21.500 dólares y hembras a 11.500. La g

Temas en esta nota