Carnes: 2,9 kilos por hectárea por milímetro de agua usada

Balance: evaluación de triticales forrajeros en la zona centro norte de la provincia.

05deAgostode2011a las07:51

En los sistemas ganaderos de la región central semiárida de Córdoba se ha relegado el uso de los verdeos de invierno a favor de los silos por producción y por aporte energético. Aun así, la complementación con verdeos garantiza una oferta de forraje fresco, con alto porcentaje proteico y buena digestibilidad.

Entre las especies que se utilizan para pastorear durante el invierno, el triticale forrajero se destaca por su rusticidad ante condiciones climáticas adversas y la velocidad con la cual rebrota luego del pastoreo.

La región se caracteriza por la escasez de precipitaciones durante todo el invierno e inicio de la primavera. Ante este panorama, un buen barbecho estival se hace imprescindible. Ni qué hablar del manejo en cuanto al control de malezas y del mantenimiento de cobertura en superficie.

Sólo así, podremos alcanzar rendimientos en materia seca por hectárea cercanos a las seis toneladas, siempre y cuando no nos tentemos por dejar a los animales en el lote más de lo aconsejable ni abrirles la tranquera antes de lo previsto.

Ensayo. Los resultados que se presentan en tiempo real provienen de un ensayo de triticale para producción de forraje implantado el 15 de marzo de 2011 en el Campo Escuela de la Facultad de Ciencias Agropecuarias (UNC).

En la actualidad, se están evaluando 13 genotipos de triticale hexaploide forrajero. En ocasión de este informe se hará hincapié en el comportamiento agronómico de los cultivares Yagan y Tehuelche, debido a su difusión comercial actual e histórica.

Como diseño experimental se utiliza uno en bloques completamente aleatorios con dos repeticiones. Cada parcela dispone de una superficie de cinco metros cuadrados, de los cuales un metro se utiliza para medir la producción de materia seca (MS) por unidad de superficie (kg/MS/ha).

Al momento de la siembra y luego de cada corte, hasta el momento dos (12/05 y 25/06), se midió el agua gravimétrica total hasta los dos metros de profundidad. Variable que junto al rendimiento en MS nos facilitó la estimación de la eficiencia en cuanto al uso del agua (EUA) para producir kilos de forraje por hectárea por milímetro de agua evapotranspirada (Kg/ MS/ha/mm).

Resultados

Yagan. El rendimiento medio acumulado fue de 4.535 kg/MS/ha. Discriminados en 1.872 kg/MS/ha y 2.662,5 kg/MS/ha, para el primer y segundo corte, respectivamente.

Hasta el primer corte, el cultivo consumió 146,6 milímetros: 89,6 de agua almacenada en el suelo más 57 milímetros de precipitación efectiva. Desde el primer corte hasta el segundo, el consumo fue de 46,3 milímetros (16,3 de agua edáfica más 30 milímetros por lluvias efectivas). La EUA en el primer corte fue de 12,8 Kg/MS/ ha/mm y de 57,5 Kg/MS/ ha/mm en el segundo. La EUA acumulada fue de 23,5 Kg/MS/ha/mm.

Tehuelche. El rendimiento medio acumulado fue de 4.530 kg/MS/ha. Discriminados en 3.058 y 1.472 Kg/MS/ha, para el primer y segundo corte, respectivamente. Al momento del primer corte, el cultivo había consumido 153,8 milímetros, 96,8 de agua almacenados y 57 llovidos e infiltrados; al cabo del segundo corte, el consumo de agua fue de 43 milímetros (13 y 30, respectivamente). La EUA en el primer corte fue de 19,9 Kg/MS/ha/mm y de 34,2 en el segundo. La EUA acumulada fue de 23 Kg/MS/ha/mm.

Carne al milímetro. El productor agrícola está cada vez más acostumbrado a la eficiencia en el uso del agua por parte de las distintas especies vegetales que cultiva. En este caso, nos referiremos a la EUA para la producción de forraje no como un fin en sí misma sino más bien como un paso intermedio para producir carne. Es decir, cuántos kilos de carne por hectárea se pueden producir por milímetro de agua consumida por parte de la pastura.

Para estimar dicha variab

Temas en esta nota