El grupo Boglione desembarca en Uruguay con millonaria inversión láctea

La Sibila, con planta en Entre Ríos, se asoció a dos empresas del vecino país para levantar en la zona de Fray Bentos una planta de secado de suero. Sólo hay 6 de su tipo en el mundo, y una ya es del grupo rosarino.

Por
25deAgostode2011a las10:07

La Sibila –la empresa láctea que preside el empresario Federico Boglione y que tiene planta central en Entre Ríos– se asoció a dos empresas de Uruguay para levantar en la zona de Fray Bentos una fabrica de secado de suero lácteo de las cuáles sólo hay 6 en el mundo y una de ellas es del grupo rosarino.

El insumo que surge del secado del suero lácteo es un producto básico para la leche infantil, uno de los negocios con mayor demanda global proyectada, sobre todo en Asia. Es que con el secado, se elimina el 90% del mineral al suero quedando básicamente la proteína que se usa para el alimento de los más chicos.

En la actualidad sólo hay 6 plantas en el mundo con know how para el secado de suero lácteo, y una es la de la Sibila en Nogoyá. Ahora, el grupo rosarino trasladará ese know how y concretará una millonaria inversión en el país vecino para una nueva planta, pensada para exportar hacia Asia, y para la cuál se asoció con las uruguayas Indulacsa y Claldy, que le garantizarán la provisión de la materia prima.

La inversión tiene alto impacto en muchos sentidos para este grupo de capitales rosarinos que tuvo como referente al histórico presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario Federico Boglione, uno de los padres fundadores de la industria regional, y que ahora bajo comando de su hijo, también Federico Boglione, da un salto sin precedentes consolidándola como gran jugador del negocio.

En efecto, con esta incursión la Sibila saca, por un lado, patente de empresa global al concretar su internacionalización fabril, pero además le suma valor agregado a su esquema integrado de producción, que va desde tambos propios, a fábrica de alimentos balanceados y una de las principales usinas de leche en polvo del país. Y el desembarco en Uruguay no significa que se deje de invertir en el país; todo lo contrario el grupo ya se está por terminar de cocinar nuevos desembolsos fabriles que contribuirán al desarrollo nacional y que pronto se anunciarán.

Desembarco en Uruguay

La nueva empresa, del cual el grupo rosarino tendrá la mayoría accionaria se montará en parte de un predio que perteneció a la pastera española Ence, en el departamento de Río Negro, que fue adquirido previamente por el gobierno uruguayo.

Los socios de La Sibila son Claldy (Compañía Láctea Agropecuaria Lecheros de Young), una empresa con más de 20 años de trayectoria en el mercado uruguayo en la fabricación de productos lácteos (leche, yogurt, queso, manteca y crema) e Indulacsa, ubicada en Salto, que ha logrado posicionarse como la primera exportadora de quesos.

La Sibila es la única empresa láctea argentina que se dedica exclusivamente a hacer productos deshidratados. En Nogoyá, planta que perteneció a la multinacional Nestlé y que el grupo Boglione compró cuando estaba cerrada, se fabrica leche en polvo y derivados. También se realiza el secado de suero al 90, producto que se utiliza para la elaboración de alimentos infantiles.

La idea de las empresas es construir una planta que genere entre 100 a 150 puestos de trabajo, dato que entusiasma al gobierno de Uruguay, que los recibió con las manos abiertas y se encargó de colaborar activamente para allanar el camino a la concreción de la planta, que estaría operativa el año que viene.

El procesamiento del suero que se hará en Uruguay también viene a solucionar problemas medioambientales, porque el suero que surge de la industrialización láctea es arrojado como desperdicio por las empresas que no tienen como canalizarlo.

Por: Mariano Galíndez

 

Temas en esta nota