La soja alcanzó el mayor nivel en casi tres años

Los granos despidieron el mes en niveles récord, lo que asegura al Gobierno tranquilidad fiscal antes de las elecciones de octubre. Se instala la pelea soja-maíz.

Por
30deAgostode2011a las06:38

Los commodities agrarios arrancaron la recta final del ciclo agrícola mundial 2010/11 (que finaliza mañana) en nuevos máximos, ante las dificultades climáticas en Estados Unidos y el temor a que la oferta no alcance a satisfacer la creciente demanda global, que se mantiene más allá de la crisis.

Los futuros de la soja sumaron ayer otro 1,5% a la escalada que iniciaron la semana pasada, y terminaron en u$s 531 la tonelada, el mayor valor en casi tres años. Habría que remontarse a los álgidos momentos de septiembre de 2008, con la crisis de las hipotecas en EE.UU y los commodities en picada, para encontrar a la oleaginosa en un valor similar. El maíz, en tanto, marcó su mayor valor en 3 meses, u$s 303 la tonelada, aunque después terminó la jornada en baja por bajas en las exportaciones semanales de EE.UU. En trigo, hubo una situación similar.

La soja es por estos días otra vez la estrella. Para la misma fecha del año pasado, una tonelada de soja en Chicago –contrato más activo– se ubicaba en u$s 374 la tonelada. A esos valores, la cosecha sojera argentina, en torno a 55 millones de toneladas, estaba valuada en u$s 20.500 millones. Al valor de ayer, la misma cantidad de cosecha vale u$s 29.250 millones. El alza de los valores internacionales de la oleaginosa refuerza el alivio en las cuentas fiscales en etapa preelectoral, manteniendo el ingreso de dólares, y permitiendo que, más allá del incremento de las importaciones, siga registrándose superávit de la balanza comercial.

El llamado viento de cola parece que se quedará un poco más: anoche, en la rueda nocturna, la soja ganaba otros 2 dólares y la expectativa estaba puesta en cuánto descontó el mercado del informe semanal de estado de cultivos que difundió el Departamento de Agricultura norteamericano (Usda) tras el cierre de la rueda en Chicago. Ese informe reveló que los cultivos en condiciones buenas a excelentes son menos que hace una semana (57% contra 59%, y contra 64% en la comparación interanual), por el tiempo seco y caluroso, lo que seguramente diezmará los rindes de la cosecha, que arranca el mes próximo en el hemisferio norte.

De la mano de los altos precios y de una demanda global que se estima será récord, todas las miradas están puestas en las intenciones de siembra en América del sur, particularmente Brasil y Argentina. Es que las producciones de ambos países, de soja y de maíz, son vitales si la cosecha en el hemisferio norte no termina siendo tan buena como se preveía.

Tanto en Brasil como en la Argentina se espera un crecimiento en el área destinada al maíz, aunque diferentes aspectos limitan la capacidad de “daño” que eso tenga para la soja.

Por Paula López.

Temas en esta nota