Para octubre, los resultados de la liquidación única lechera

Así lo confirmó el Director Nacional de Planificación de la Subsecretaría de Lechería de la Nación, quien además detalló los alcances más próximos del sistema de pago que se comenzará a implementar en el sector y que será presentado oficialmente hoy en la reunión del Consejo Federal Lechero.

01deSeptiembrede2011a las15:42

 

 

La leche dejará de ser un líquido blanco, para empezar a valorarse por su composición, a partir de la publicación, hace exactamente una semana, de la resolución conjunta de 739/2011 y 495/2011, de los ministerios de Agricultura y Economía, respectivamente.
 El pedido de aplicación de este sistema, había cobrado fuerza cuando en plena crisis de 2002 los tamberos armaban un listado de medidas a aplicar, de las cuales esta sería realmente la primera que se pone en marcha y casi diez años después.

Costó mucho llegar a este punto y se podría decir que es el primer logro de la Subsecretaría de Lechería de la Nación, sin embargo ya hay algunos puntos que deberán atenderse especialmente para no desvirtuar el sentido de la medida, que desempolva todo aquello en lo que se había dedicado el Plan Piloto, que hacía más de dos años que estaba sumido en el olvido.

Básicamente la resolución remarca la importancia de generar medidas de transparencia con la finalidad de mejorar la relación entre los componentes de la cadena láctea, la promoción de un sistema de pago de leche por calidad para mejorar los alimentos elaborados, aumentar la competitividad de los mismos en el mercado nacional e internacional, con la inclusión de la totalidad de tambos e industrias del país, promoviendo a la vez una red de laboratorios de análisis de leche para el pago por calidad, entre otros.

La descripción de composición cualitativa se deberá dar en cada liquidación, para lo cual se “recomienda partir de una relación mínima del 80 por ciento para los atributos de calidad composicional e higiénico-sanitarios y del 20 por ciento para otras bonificaciones”. Este es uno de los dos puntos más salientes que se empiezan a cuestionar, ya que desde algunos ámbitos industriales se pretende que no queden a modo de sugerencia estos totales a liquidar, sino que sean una exigencia normativa que regularice a todos los actores de la cadena y que impida algo así como una suerte de competencia desleal, en la variación de lo liquidado a través de los meses.

“Hoy el Estado no tiene un poder de policía y por eso se ha sugerido que se liquide en una proporción de 80/20, tal como lo definieron todos los que participaron de este proyecto. De todos modos, va a haber ciertos mecanismos de contralor, para ver si se apunta a esa recomendación a los efectos que se priorice la parte higiénico-sanitaria, ante la parte de bonificaciones, que no condicen con los esfuerzos que hace el productor para lograr mayor calidad”, explicó a este Diario el director Nacional de Planificación Estratégica Sectorial, Roberto Socín.

Otro de los aspectos salientes es que los análisis se darán en los laboratorios habilitados y controlados por el INTI Lácteos, cuyos resultados se volcarán en el resumen mensual de remisión de materia prima, el cual será informatizado vía web y detallará las remisiones de leche cruda como así también, de los resultados de los análisis obtenidos. Del mismo modo se exigirá en una segunda etapa la certificación de calidad de procedimiento con la norma ISO 17.025, que es la adecuada para esta tarea.
 Aquí se plantean diferencias más notorias, ya que tanto desde la Provincia de Santa Fe, como lo expresara ante LA OPINION, el Ministro de la Producción, así como desde algunos sectores tamberos, los laboratorios deben estar estandarizados desde el inicio.

“Los análisis de alguna manera los va a seguir definiendo la industria e incluso los van a poder hacer laboratorios que no estén habilitados por la

Temas en esta nota