El déficit comercial con Brasil creció un 95% en el año y amenaza a la industria

Las compras argentinas a Brasil son récord y el saldo negativo es el más alto de 2011. Alertan por el impacto local del freno en la economía brasileña y la devaluación del real

02deSeptiembrede2011a las08:10

El déficit comercial con Brasil pegó un notable salto en agosto y acumula un crecimiento del 95% interanual en los primeros ocho meses del año, por importaciones récord y exportaciones que apenas crecieron un 11,6%, informó ayer el gobierno del país vecino. Expertos locales ya vislumbran un cambio de escenario en la economía del gigante sudamericano, cuyo enfriamiento profundizará el saldo negativo de la balanza comercial bilateral argentina en los próximos meses.

Las compras argentinas a Brasil crecieron 27,8% en agosto, hasta los u$s 2.205 millones. Se trata de un monto “récord”, consignó la consultora Abeceb.com. En tanto, las exportaciones aumentaron un 11,6%, hasta los u$s 1.438 millones. El déficit comercial alcanzó así los u$s 776 millones y se expandió 78% interanual. Había sido así de profundo sólo en diciembre de 2009, cuando la Argentina importó aviones Embraer para enriquecer la flota de Aerolíneas Argentinas.

En este caso, no hubo ningún factor extraordinario para explicar tamaño saldo negativo, coincidieron analistas. Sí comienzan a notarse los efectos del enfriamiento de la economía brasileña. “El enfriamiento de la economía brasileña iba a generar esto”, dijo el director de la consultora Analytica, Ricardo Delgado. El economista sostuvo que “será cada vez más difícil venderle a Brasil”. Agregó, además, que “la argentina es una economía fácil para ingresar desde el lado brasileño”.

La economía brasileña se enfría paulatinamente. En 2010, el PBI de ese país creció 7,5% y la actividad industrial, 10%. Las turbulencias globales y la apreciación del real atentaron contra la economía brasileña, que ahora crece 4%, y sobre todo contra la industria, que en los últimos meses apenas se expandió 1%.

Las industrias brasileñas derraman en la Argentina los productos que no pueden colocar en su mercado interno y que no pueden exportar a los Estados Unidos y Europa, coinciden los economistas. “El escenario está más complicado por el lado de la actividad que por el de la posible devaluación del real”, evaluó Delgado. “Lo más preocupante para la Argentina es que Brasil no crezca tanto como se proyectaba. Eso incidirá en las exportaciones”, coincidió Mauricio Claverí, economista de Abeceb.com.

Claverí indicó que la mayor importación se dio de forma diversa. “Hay un crecimiento diversificado; además del sector automotriz, autopartista y plástico. La Argentina es el principal o el segundo destino de casi toda la industria manufacturera” brasileña, afirmó. Otro factor que explica la profundización del déficit es la mayor demanda de bienes desde una Argentina que crece al 8%.

A comienzos de mes, el gobierno de Dilma Rousseff lanzó un paquete de medidas de incentivo a las industrias que todavía no llegó a implementarse. Ayer, Brasil bajó sorpresivamente la tasa de interés de su economía. Y prevé en su Presupuesto 2012 una pequeña devaluación del real. Este escenario podría complicar aún más el comercio bilateral. El ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, dijo ayer a la agencia Reuters que “la guerra cambiaria va a empeorar” y prometió: “Vamos a tomar medidas para tratar incluso más enérgicas para impedir que (el real) se fortalezca”.
Déficit creciente

La proliferación de Licencias No Automáticas (LNA) y otras medidas de restricción de comercio no detuvieron esta tendencia. El déficit comercial acumula en el año u$s 3.727 millones.

Las exportaciones crecen en el año 18,4%, mientras que las importaciones lo hacen al 31,5%. La pobre performance de agosto hizo que

Temas en esta nota