Las suspensiones por la crisis llegaron a la industria textil

Alpargatas adelantó las vacaciones a 2500 obreros; Brasil restringe las compras de golosinas.

05deOctubrede2011a las07:58

Un día después de que la automotriz Fiat anunció la suspensión de su producción (aunque ayer dio marcha atrás), la textil Alpargatas decidió seguir sus pasos. La empresa controlada por el grupo Camargo Correa informó que 2500 empleados de su planta ubicada en la localidad tucumana de Aguilares se tomarán vacaciones anticipadas por un período de una semana y otros 200 fueron suspendidos con goce de sueldo por un plazo similar.

Según el comunicado oficial, la medida responde a "la habitual estacionalidad que se da en los negocios, y tanto la modalidad como el momento han sido consensuados con la Asociación Obrera Textl (AOT)". Sin embargo, en el sector reconocen que detrás de la suspensión se encuentra una demanda menor que la esperada. "Nos dijeron que necesitan una semana para ordenar una nueva situación de ventas, replantearla y arrancar de otra manera en lo que queda del año", explicó Luis Salado, apoderado de la AOT.

En Alpargatas optaron por intentar bajar el tono al tema, con el argumento de que se trata de una medida de rutina y que no está ligada a una eventual desaceleración de la economía brasileña. Además destacaron que, a diferencia de lo que sucedió con Fiat -que paralizó su producción debido a la menor demanda de autos en Brasil-, en su caso más del 85% de la producción de Alpargatas Argentina se canaliza en el mercado local y el resto se exporta a países de la región, como Perú, Ecuador y, en menor medida, Brasil.

Sin embargo, el propio gobernador tucumano, José Alperovich, no dudó en establecer una relación causal entre la suspensión de la planta de Alpargatas y la crisis internacional. El mandatario provincial calificó la situación de "preocupante" y advirtió sobre nuevas consecuencias. "Si la crisis afecta a Brasil, si Brasil está mal, vamos a tener coletazos", sostuvo Alperovich.

En la misma línea, otro empresario del rubro alertó sobre el impacto que podría tener un freno de la economía brasileña en la industria textil local. "En todo el sector hay una gran preocupación sobre lo que puede pasar con Brasil. Ante una eventual recesión de su economía, Brasil puede convertirse en un socio muy peligroso para la industria textil, no sólo suspendiendo las compras de productos argentinos, sino también volcando el excedente de su producción en el resto del Mercosur", señaló.

La industria textil argentina no es la única que atraviesa dificultades por el nuevo contexto. Ayer, el gobierno brasileño reconoció que comenzó a imponer restricciones a las importaciones de golosinas argentinas, aunque evitó calificar las medidas como una represalia a las trabas que la Argentina levantó al ingreso de calzados desde Brasil.
Caramelos, chocolates...

"De nuestro lado es un ejercicio de monitoreo del comercio, un monitoreo más detallado y atento a ese sector específico; nada más que eso", afirmó en conferencia de prensa la secretaria de Comercio Exterior brasileña, Tatiana Prazeres, sobre la inclusión de chocolates, caramelos y confites dentro del sistema de licencias no automáticas de importación. Las restricciones afectan a exportaciones argentinas por US$ 50 millones y las compañías más perjudicadas son Arcor, Ferrero y Fort.

Desde la Argentina, por su parte, criticaron la manera intempestiva con que las autoridades brasileñas decidieron la medida. "En teoría, lo que están exigiendo los brasileños es una autorización previa para importar y en los hechos es una licencia no automática, que nos tomó en forma completamente sorpresiva", señaló Marcelo Ceretti, presidente de la Cámara de Industriales de Productos Alimenticios (CIPA).

Sin tantos reparos, en una alimentaria argentina explicaron la aplicación de las nuevas barreras como una represalia de las autoridades bras

Temas en esta nota