Se acentúa la crisis del trigo

La persistente caída de precios determina que los productores pierdan dinero con el cultivo en campos propios y alquilados.

23deNoviembrede2011a las15:19

Se acerca la cosecha de trigo en la región pampeana y los precios del trigo siguen bajando por altos stocks mundiales y por las restricciones a las exportaciones impuestas por la secretaría de Comercio. Este comportamiento afectó primero el resultado en campos alquilados, pero ahora se extiende a la producción en campos propios.

Actualmente, el rinde necesario para cubrir los costos del trigo en un campo del oeste de la provincia de Buenos Aires es de 3,9 toneladas por hectárea. El rendimiento promedio histórico que se obtiene en esa zona en un año normal es de 2,9 toneladas por hectárea. Es decir el productor que desarrolla el cultivo en campo propio perderá dinero por no poder cubrir lo invertido con lo que cobra. (Gráfico 1)

Gráfico 1: Rindes para cubrir los costos variables del cultivo de trigo en el oeste de Buenos Aires.

La situación descripta es muy distinta a la que se planteaba al momento de la siembra del cultivo, con un precio 190 u$s/t, 38% superior al que se ofrece al momento de cosecha, de 114 u$s/t. En ese momento, con 2,4 t/ha se esperaba cubrir los costos.

Los productores no son muy optimistas respecto de los rindes por obtener el actual campaña triguera. Serán más bajos que los del ciclo anterior por escasez de humedad durante la encañazón y en la etapa final del llenado de grano, lo que dará grano liviano. Además en los últimos días han ocurrido granizadas en distintas zonas.

El comportamiento descripto es vivido por Marcelo Carrique, productor de Henderson, provincia de Buenos Aires. Cada 50 hectáreas que sembró gastó 23.550 dólares en semillas, fertilizantes, herbicidas y cosecha y espera cobrar 18.834 dólares por su producción, al entregar su trigo a un precio neto de 90 dólares por tonelada. Perdió 4716 dólares cada 50 hectáreas, a los que habría que sumarle los gastos fijos (movilidad, comunicaciones, mantenimientos).

La crisis se extiende

“La situación de ahogo económico y financiero con el trigo no quedará circunscripta a los productores”, afirma Santiago del Solar, miembro del CREA Treinta de agosto-Mari Lauquen, del oeste bonaerense y ex presidente de Maizar.

Los contratistas tendrán dificultades para trasladar el aumento de costos del orden del 25% que han sufrido en los últimos doce meses a la tarifa de cosecha. “No va ser fácil que los productores convaliden esos valores, porque el año pasado vendieron el trigo a 180 u$s/t y ahora vale 114; habrá que compartir pérdidas”, adelanta del Solar.

Jorge Zunino es contratista de cosecha que trabaja principalmente en la provincia de Buenos Aires siguiendo el ciclo de los cultivos. Así se expresa con relación a los problemas del trigo: “Vivimos una situación de extrema incertidumbre con el cereal y en ese contexto no se puede realizar ninguna proyección; sólo se puede vivir el día a día”.

“Los problemas que sufren los productores se trasladan a los contratistas que trabajamos con ellos y a las comunidades cercanas, donde ya se empiezan a notar los efectos de los problemas de comercialización del trigo”, agrega. “Se están quemando mercadería con mal precio. No toda la responsabilidad es de los molinos, porque ellos especulan y aprovechan una situación que crea el Estado”, critica el contratista.

Zunino ve con preocupación el futuro: “No sembrar trigo el año que viene perjudicaría a toda la cadena comercial y al país. El contratista que sólo tenga que sembrar soja durante un mes y medio y cosecharla luego en 60 días no puede optimizar los tiempos de uso de la maquinaria. ¿Qué debería hacer con su personal, que es el principal ítems del costo, en esta nueva agricultura? Darlo de

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota