Mucha soja sin vender y con precios en baja

Alrededor del 40 por ciento de la cosecha aún está en manos de los productores. Por falta de mercadería, algunas empresas aceiteras han decidido paradas técnicas.

Por |
Mucha soja sin vender y con precios en baja
09deAgostode2013a las08:01

Pocas cosas cambiaron en la semana en el mercado de granos local e internacional. Los precios futuros en Chicago continuaron con su tendencia bajista frente a pocos elementos de sostén. Sólo durante una jornada de operaciones los valores cerraron con subas para la soja y el maíz; el trigo registró dos días de mejoras.

La caída de precios acumuladas durante julio, 26 por ciento en maíz y 13 por ciento en soja, se profundizó en el inicio de agosto ante las buenas perspectivas productivas Estados Unidos.

Los días pasan, el clima acompaña y los cultivos de maíz y soja mejoran. En el último informe semanal sobre la condición de los cultivos se reportó una mejora de uno por ciento en la categoría de bueno a excelente en maíz y soja: ambos en 64 por ciento.

Los datos muestran niveles superiores a la campaña previa y al promedio de los últimos cinco años. Confirmarán una recuperación de la cosecha a partir del próximo mes cuando comience la recolección del maíz y se ajustarán los números oficiales en el informe mensual del Usda del próximo lunes.

Las estimaciones previas de los analistas indican ajustes al alza en la producción de maíz, arriba de los datos previos, a partir de proyecciones de mayores rindes; para la soja se espera un recorte de la cosecha por ajustes a la baja en los rindes promedios.

Mientras se produce la espera, los precios continúan bajando e impactan sobre el mercado local. En la semana, la soja disponible bajó 20 pesos hasta los 1.627 pesos referenciados ayer por la Cámara Arbitral de Rosario. El maíz con descarga en los puertos de Rosario llegó a 150 dólares.

La caída de los precios también llegó a las posiciones más lejanas en los mercados a término; muestra un inverso en soja que debería despertar más ventas frente a la tranquilidad que se proyecta en la demanda desde septiembre con la mayor oferta estadounidense como competencia en el mercado mundial.

Frente al contexto, la exportación de maíz está desapareciendo, mientras que en soja hace ya un tiempo que marcó la retirada y ahora es la industria quien se acomoda.

La multinacional Cargill informó la semana pasada que decidió realizar una parada de producción de su planta de puerto General San Martín, entre octubre y febrero, por falta de materia prima para procesar.

Fuentes de la industria confirmaron que el problema no es sólo de Cargill. La capacidad ociosa promedio habría crecido de entre 10 y 15 por ciento a 25 por ciento y algunas otras plantas analizan la decisión de disminuir su producción también por el contexto de márgenes bajos y hasta negativos en los próximos meses.

La decisión tomada sorprendió al mercado, en un año en el cual la producción de soja se recuperó para contar con mayor oferta; 43 por ciento de la cosecha aún está en manos de los productores.

El mercado de soja tiene una alta retención como medio de resguardo a la inflación y a la devaluación. Lo que limita una recuperación futura de los precios cuando los negocios se activarán para el comienzo de la gruesa 13/14.

Muchos realizarán ventas a partir de la necesidad de fondos en el futuro, pero son pocos los que tendrán resultados positivos salvo que una devaluación ayude a la ecuación. Como hoy lo está haciendo Brasil, que le permite al productor proyectar una mayor siembra de soja y maíz.

(*) Analista de mercado de fyo (ldangelo@fyo.com)

La Voz del Interior

Temas en esta nota