ONU está reunida para analizar el pedido de Reino Unido sobre Siria

Cameron anunció que Reino Unido presentará la resolución a la ONU.

Por
ONU está reunida para analizar el pedido de Reino Unido sobre Siria
28deAgostode2013a las15:13

Los embajadores de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China- están reunidos en Nueva York para examinar una propuesta de resolución sobre Siria elaborada por Londres, informaron fuentes diplomáticas.

El primer ministro británico, David Cameron, anunció que su gobierno iba a presentar al Consejo un proyecto que "condena el ataque químico" del 21 de agosto en las afueras de Damasco y que "autoriza las medidas necesarias para proteger a los civiles", incluido el uso de la fuerza militar.

"La reunión del P5 -los cinco miembros permanentes- está en curso", afirmó un diplomático que habló bajo anonimato. "Será presentada la propuesta británica".

Según el gobierno británico, que junto a Francia lidera el respaldo europeo a una intervención en Siria, esta resolución "autorizará todas las medidas necesarias en virtud del capítulo VII de la Carta de la ONU para proteger a los civiles de las armas químicas" en Siria, precisó la oficina de Cameron.

El capítulo VII está dedicado a cualquier "acción en caso de amenazas a la paz, quebrantamientos de la paz o actos de agresión".

Si es adoptada, esta resolución dará una mayor legitimidad a un eventual ataque militar contra el régimen de Bashar al Asad.

Pero Rusia, gran aliado de Siria, manifestó que el Consejo de Seguridad debe esperar a que los inspectores de la ONU entreguen su informe sobre el presunto uso de armas químicas en el ataque del 21 de agosto, que provocó la muerte de unas 1.300 personas.

Además, Moscú ya ha ejercido su derecho a veto en tres proyectos de resolución presentados por países occidentales que buscaban presionar a Damasco desde el inicio del conflicto, que ha dejado más de 100.000 muertos desde marzo de 2011.

El enviado especial de la Liga Árabe y de la ONU, Lakhdar Brahimi, lamentó en una conferencia de prensa en Ginebra el uso de una sustancia química el 21 de agosto en Siria.

"Parece que se usó un tipo de sustancia que mató a muchas personas, sin ninguna duda a más de 100, algunos hablan de 300, algunos hablan de 600, quizá 1.000, quizá más de 1.000", declaró Brahimi, quien advirtió que hace falta la luz verde del Consejo de Seguridad de la ONU para llevar a cabo una intervención militar en Siria.

"Creo que la ley internacional es clara sobre esto. La ley internacional dice que se puede emprender una acción militar después de una decisión del Consejo de Seguridad", declaró Brahimi.

Cameron dijo que el proyecto británico de resolución "autorizará todas las medidas necesarias en virtud del capítulo VII de la Carta de la ONU para proteger a los civiles de las armas químicas" en Siria.

El capítulo VII está consagrado a cualquier "acción en caso de amenazas a la paz, quebrantamientos de la paz o actos de agresión".

El primer ministro británico defendió el martes una intervención militar limitada para "disuadir del uso de armas químicas".

Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, convencidos de la responsabilidad del régimen sirio en el ataque con armas químicas cerca de Damasco estaban dispuestos a realizar ataques selectivos para enviar un mensaje al gobierno de Bashar al Asad contra el uso de gases tóxicos, aunque no pretenden derrocarlo.

Cameron, y el presidente estadounidense, Barack Obama, que conversaron el martes por teléfono, "no tienen ninguna duda de la responsabilidad del régimen de Asad" en un "ataque químico", señaló Downing Street.

El gobierno de Estados Unidos tiene previsto hacer público esta semana una parte de un informe de los servicios de inteligencia, que apuntan a la responsabilidad del régimen sirio en el ataque del 21 de agosto.

El presidente francés, François Hollande se mostró también "dispuesto" a intervenir militarmente para "castigar" a Damasco por "gasear" a su pueblo. El Congreso será convocado para una sesión extraordinaria consagrada a Siria, anunció por su parte el ministro francés de Relaciones con el Parlamento, Alain Vidalies.

Ahmad Ramadan, dirigente de esta coalición, dijo que la intervención es "cuestión de días" y que los rebeldes han analizado con los países aliados los objetivos que conviene atacar.

Según un responsable de la administración estadounidense, la intervención se limitará a una campaña puntual de lanzamiento de misiles de crucero Tomahawk desde los cuatro destructores situados frente a Siria.

El líder supremo de Irán, Alí Jamenei, advirtió también que una intervención estadounidense sería "un desastre para la región", a la que ya considera un "polvorín".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió por su parte desde La Haya a los miembros del Consejo de Seguridad que se unan para "actuar por la paz" en Siria, en vistas de que "hemos alcanzado el momento más grave de este conflicto".

El régimen sirio, que afirma no haber utilizado nunca armas químicas, advirtió que se defendería en caso de ataque.
"Tenemos dos opciones: rendirnos o defendernos con los medios que tenemos. La segunda alternativa es la mejor: nos defenderemos", declaró el ministro sirio de Relaciones Exteriores, Walid Mualem.

Temas en esta nota