Más gastos y una mayor efectividad

El empleo de herbicidas pre-emergentes como preventivos, si bien incrementa el gasto con relación al gasto de un barbecho habitual, también puede evitar la erogación que implica el gasto en controlar malezas resistentes.

Por
Más gastos y una mayor efectividad
08deNoviembrede2013a las08:17

Con respecto a los gastos en control de plagas en soja, cabe hacer dos menciones.

a) El empleo de herbicidas pre-emergentes como preventivos, si bien incrementa el gasto (considerando producto y la aplicación) entre un 60 y un 80%, con relación al gasto de un barbecho habitual, también puede evitar o retrasar la erogación que implica el gasto en controlar malezas resistentes. Este último es un 130% superior al gasto del barbecho habitual, y un 30% superior al gasto de un control preventivo. En el caso de las plagas insectiles, es fundamental el monitoreo y hay que tener en cuenta que si bien los IGR, neonicotinoides y diamidas, pueden parecer más caros, la diferencia con los insecticidas comunes es recompensada, muchas veces, por una mayor efectividad y un mayor rinde.

b) En la zona, la rentabilidad de los cultivos de granos -considerando rindes promedios históricos, los niveles actuales de precio de soja y maíz, y una suba de costos que copie la tendencia de los últimos años-, se ubica por debajo de la renta esperable. Además, en este escenario quedan fuera del sistema productivo el planteo de "arrendamiento fijo por hectárea" a los valores que se venía pagando, por lo que hay que rever los valores o modalidades de pago. En "tierras en arriendo", el rinde de indiferencia es próximo a los promedios. 

Los costos U$S/ha de soja y maíz se estima, como mínimo, que serían superiores a los de la campaña 2012/13, en un 17% y un 14%, respectivamente. Con el aumento de costos planteado, y el nivel de precios actuales en "campos propios", el rinde de indiferencia maíz y soja estaría por debajo del rinde promedio de la década en Tucumán (5,7 y 2,5 t/ha, respectivamente). Mientras que serían iguales o superiores a estos valores históricos en "campos arrendados". 

Son muchas las variables que resultan inmanejables para la producción. La idea es buscar rentabilidad reduciendo riesgos, diversificando cultivos y bajando costos, sin sacrificar la sustentabilidad.

Temas en esta nota