La actualización le toca a los insumos

Se espera un estancamiento en el precio de la hacienda. Sí habrá una suba en el valor de los costos ganaderos, tal vez por encima de la inflación.

Por |
La actualización le toca a los insumos
23deMayode2014a las07:55

Entre marzo y abril se ha desacelerado la suba en el precio de los insumos, como consecuencia del congelamiento del dólar y, en buena medida, de la caída de la demanda.

Desde el 1º de noviembre pasado, un índice ponderado de insumos ganaderos (salarios, pastura, silo maíz, confección de rollos, sanidad, verdeo de invierno, gasoil, maíz y alambre) ha crecido un 25 por ciento, mientras que el precio del novillo ha subido un 46 por ciento durante el mismo período.

Si la base que tomamos es 1º de enero del 2013 (16 meses atrás), la suba del novillo es del 76 por ciento y la suba de los insumos ganaderos es del 52 por ciento.

Se registra –hasta ahora– una mejora del valor de la hacienda en términos reales, partiendo de un precio real muy atrasado.

Para los próximos meses cabe esperar un estancamiento en el precio de la hacienda, con la salida de ganado gordo de los feedlots , y una suba (moderada) en el valor de los insumos, algo por arriba de la inflación. Esto, como consecuencia de la entrada en vigencia de mayores salarios rurales y de la constante suba de los combustibles.

Si además se vuelve a un régimen de minidevaluaciones, la suba de los insumos ganaderos (más ligada al valor del dólar de lo que se supone) tenderá a crecer algo por arriba de la inflación.

Si se registra una nueva megadevaluación (de entre 15 y 25 por ciento), que el Gobierno intenta evitar, los insumos subirán en una proporción algo menor que la devaluación, y los precios del ganado se beneficiarán sólo marginalmente con la suba del cuero y de los pocos cortes que todavía se exportan.

Hace ya tres años que el feedlot , según las estadísticas de Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) muestra importantes variaciones estacionales en el volumen de hacienda ingresada, pero evidencia una llamativa regularidad en las salidas.

Distribuir la oferta

El año pasado, por ejemplo, las entradas promediaron las 253 mil cabezas mensuales, con mínimos de 167 mil (octubre) y máximos de 405 mil (abril), mientras que los egresos oscilaron entre las 233 mil cabezas (febrero) y las 314 mil cabezas (octubre).

En ocho de los 12 meses de 2013, la oferta del feedlot se agrupa entre las 268 y las 314 mil cabezas.

En el primer trimestre de este año, las entradas a los corrales son cuatro por ciento más altas que en 2013 y siete por ciento más altas que en 2012.

La mayoría de los encierros realizados por los operadores de la carne (frigoríficos o matarifes) son muy regulares a lo largo del año, observándose hoy un buen número de engordadores que compra durante la zafra (febrero-junio), recría a campo y hacia fin de la primavera termina por encerrarlo.

Otro número significativo de feedloteros compra tarde (entre junio y septiembre) y animales chicos (entre 140 y 170 kilos). Su estrategia es tener terminado el engorde y salir a vender cuando el grueso de la oferta anual de los corrales intensivos (septiembre-diciembre) ya pasó.

Estos dos tipos de operadores, tanto los que recrían a campo o a corral, como los que entran “tarde” y “chico”, en ambos casos intentan evitar el efecto “puerta 12”. Por eso ayudan a distribuir mejor la oferta de ganado terminado a grano a lo largo del año, y contribuyendo así a moderar las caídas estacionales de precios.

En 2012, la máxima oferta del feedlot se dio en el mes de noviembre. Durante el año pasado, la mayor salida de los corrales ocurrió en diciembre, siempre según las estadísticas del Senasa.

Remates

Jesús María. Con un ingreso total de 1.525 cabezas (872 para faena) en el predio de Sociedad Rural, las ventas se realizaron con valores muy firmes para las categorías vaquillonas y novillitos de hasta 3, en la que se alcanzó la mayor cotización del año con 20 pesos por kilo vivo. Los precios informados por la empresa Consignaciones Córdoba fueron los siguientes: novillitos, 17,82 a 20; novillos, 17,02 a 17,78; vaquillonas, 14,82 a 19,04; vacas, 4,20 a 11,68; toros, 10,70 a 14,10 pesos por kilo. En invernada: terneros, 100 a 150 kilos, 17,50 a 19,20; de 150 a 200 kilos, 16,80 a 18,90; de 200 a 250, 15,50 a 16,80.

Córdoba. El 19 de mayo se realizó el remate de invernada en el Mercado Córdoba, con una oferta de 83 cabezas. Los precios informados por la firma Ganados fueron: novillito, de 300 a 350 kilos, 16,50 a 17,70; novillo (351 a 400 kilos), 15,50 a 16,50; vaquillonas, sin cotización; vaca buena, 9 a 10,80, vaca regular, 6,85 a 8,30 pesos por kilo vivo.

* Analista del mercado

Temas en esta nota