Problemas comerciales por la baja proteína en soja

Muchos embarques de poroto de soja argentina no logran cumplir con el nivel mínimo de proteína; se están renegociando contratos con importadores chinos.

Por
Problemas comerciales por la baja proteína en soja
12deJuniode2014a las07:24

Los exportadores argentinos de poroto de soja están registrando inconvenientes comerciales al no poder cumplir con el contenido mínimo de proteína determinados en los contratos.

La norma internacional especifica un contenido mínimo de proteína del 34,0% con una tolerancia de recibo del 33,5%. El problema es que en la presente campaña muchos embarques de soja argentina no están alcanzando a superar el 33,5%.

A diferencia de la harina de soja, que cuenta con numerosos mercados en los cuales es posible comercializar el producto, las ventas de poroto están concentradas en China (la nación asiática adquiere más del 80% de los embarques).

En tales circunstancias, al detectar que un embarque no cumple con el contenido mínimo de proteína, la posibilidad de redireccionarlo es casi nula. Eso obliga a renegociar el contrato con el importador chino, el cual, en caso de aceptarlo, aplica un descuento que puede llegar a los 20 u$s/tonelada (valor que, con un embarque de 40.000 toneladas, implica asumir una pérdida de 800.000 dólares).

En el mercado argentino el factor proteico no es considerado en las normas de calidad vigentes para la comercialización del poroto de soja. Por ese motivo la mayor parte de los grandes traders están prefiriendo retirarse del mercado exportador de poroto de soja (para evitar recurrentes dolores de cabeza).

El contenido promedio de proteína de soja registrado este año en la zona núcleo pampeana fue de 37,2% versus 37,1% el año pasado, según datos del análisis realizado por el equipo de técnicos del INTA Marcos Juárez liderado por Martha Cuniberti. En 2012 y 2011 el contenido de proteína había sido de 38,3% y 39,1% respectivamente,

En los primeros cinco meses de 2014 se declararon exportaciones argentinas de poroto de soja por 3,38 millones de toneladas a un valor FOB total de 1751 millones de dólares (ver planilla).

El año pasado –para evitar incumplir contratos en el nuevo escenario– la industria aceitera modificó la base de comercialización para la harina de soja de origen argentino: pasó de 47,0% a 46,5% con una tolerancia de recibo de 45,5% (anteriormente de 46,0%).

En los primeros cinco meses de 2014 se declararon exportaciones argentinas de poroto de soja por 10,1 millones de toneladas a un valor FOB total de 5287 millones de dólares (ver planilla). El principal cliente en el período es Indonesia con compras declaradas por 975 millones de dólares (9.6% del total), seguido por Vietnam (9.0%), Polonia (6.4%), Argelia (6.5%), Holanda (5.9%), Italia (5.2%), España (5.0%), Filipinas (4.0%), Egipto (3.9%), Malasia (3.4%) y Tailandia (3.2%), entre otros.

Temas en esta nota