Nutrición y personal, los costos principales

"La alimentación y el personal constituyen los dos principales costos de producción de un toro para rodeo comercial", dijo el ingeniero Emilio Ortiz.

Por
Nutrición y personal, los costos principales
19deJuliode2014a las07:55

"Seguramente, la alimentación y el personal en los planteos más habituales constituyen los dos principales costos de producción de un toro para rodeo comercial", dijo a LA NACION el ingeniero Emilio Ortiz, gerente de Cabaña Polled Hereford Bellamar, de Bellamar Estancias SA.

Agregó Ortiz: "La alimentación sobre la base de verdeos de invierno o verano y silaje de maíz representa en algunos casos hasta el 65 por ciento del costo total, y el personal asignado a la actividad, el 20 por ciento. El resto se reasigna entre medicamentos, honorarios, fletes, etcétera".

Según el ejecutivo, un factor determinante en los costos es la proporción de los toros que finalmente llegan a la venta. "Lo que llamamos rechazo puede deberse a muy diferentes causas y obviamente mayor es su incidencia cuanto más cercano a la venta sea", destacó.

En cuanto a la elección del ternero que se elige para transformarlo en toro, Ortiz dijo que normalmente provienen de la propia producción y muy excepcionalmente se compran a terceros. "Quien dispone de la genética necesaria en su propio rodeo trata de llegar al fin de ciclo", apuntó.

LA COMPRA INTERNA

Además sostuvo que muchas veces la "compra interna [paso del ternero de cría a potencial reproductor]" puede valorizarse entre un 25 y un 30 por ciento por sobre el precio del ternero de invernada "constituyendo un ítem de relevancia fundamental; es lo que habitualmente llamamos el costo de inicio, por lo que la severa elección en la etapa inicial evitará costos innecesarios a posteriori".

Agregó: "Los animales, cualquiera fuera el sistema de alimentación, deberán expresar convenientemente su capacidad de engorde y mostrar su musculatura, sin necesariamente gorduras extremas y perjudiciales. Esos objetivos se obtienen con un engorde de entre 700 y 800 gramos por día continuos, sin altas y bajas. Cada cabañero en su zona determina cuál es la alimentación más recomendable para el logro de esos objetivos".

Según Ortiz, nunca se debe olvidar que la función primaria de cualquier toro es trasmitir su genética. "Para ello -explicó- deben tener sus cualidades reproductivas [libido, circunferencia escrotal, entre otras] acordes con las estructurales [buenos movimientos, solidez de patas y manos, etcétera]. Caminar y preñar es la primera meta. A posteriori, buscaremos otros complementos como tipo, frame, facilidad de engorde, color, pigmentación, áreas ojo bife, entre otras."

ESTRATEGIA COMERCIAL

La capacidad de los veterinarios, junto a las del cabañero/criador para evitar problemas posteriores de reproducción y funcionalidad del toro, constituye un aspecto fundamental. "No olvidemos -advierte Ortiz- que ser cabañero implica automáticamente tener un cliente."

Explicó el ejecutivo que "normalmente las razas británicas en la pampa húmeda se comercializan a los dos años de edad. Como en toda la actividad ganadera, los tiempos juegan un papel fundamental".

El gerente de Bellamar Estancias dijo que las estrategias de comercialización son variadas y cada cabañero opta por la que le parece más conveniente. "Las más usadas son las ventas en remates, exposiciones, y particulares, y en mucha menor proporción el canje, especialmente por terneros", destacó.

Al profundizar la venta en remates, señaló que también presentan variantes: difieren los plazos, las condiciones de flete y las comisiones. "Cada cabañero, en cada zona, conoce su potencial clientela y elige la que considera más conveniente", concluyó Emilio Ortiz.

Temas en esta nota

Seguí leyendo