Combinación de ganadería y minería en Chubut

La minería en esa zona utilizaría solamente “el 2% del valor de recarga del acuífero” y propuso un modelo económico para la zona que combine ambas actividades.

Por
Combinación de ganadería y minería en Chubut
30deJuliode2014a las08:00

Marisa Arienza, directora de la ONG Green Cross, organización no gubernamental que efectuó un trabajo en torno a los posibles usos del agua en la meseta central de Chubut, aseguró que la minería en esa zona utilizaría solamente “el 2% del valor de recarga del acuífero” y propuso un modelo económico para la zona que combine ambas actividades. 

El informe se presentó en momentos en que en Chubut avanza el debate para permitir la actividad minera de superficie, restringida por ley provincial. “El desarrollo de la meseta tiene que ser polimórfico. No puede ser minería o nada”, sostuvo Arienza y agregó que “tiene que haber agricultura, ganadería, cultivos y desarrollos tradicionales bien encarados”. 

La especialista reconoció que al momento no se ha encontrado una respuesta integral a la actividad económica de la meseta porque el único disparador económico que encuentran es el de la minería. El factor agua resulta fundamental a la hora de planificar el esquema económico de la zona. Según el estudio de Green Cross “la industria utiliza el 7% y la minería, dentro de ese 7%, representa el 1%”. 

Para Arienza, una gestión inteligente del recurso sería la que permitiera mantener el valor de recarga con un elemento que utiliza una cantidad de agua grande, en torno del 80%, más que concentrarse en la minería, que consume poco. “Tenemos que lograr hacer agricultura y ganadería en la zona”, explicó Arienza y agregó que en Perú, la organización de gestión del agua impulsó la utilización de riego por goteo, “lo que logró mantener el valor de recarga gracias a los esfuerzos que hicieron las empresas de la zona en materia de responsabilidad social”. 

Al igual que las que viven en la meseta, las comunidades que están en zonas desérticas usan el agua pero con una gran responsabilidad “para que puedan convivir la ganadería, la agricultura y las actividades mineras”, explicó, siempre en referencia al caso peruano. 

El uso del agua es uno de los principales cuestionamientos a la actividad minera, en especial porque los yacimientos y proyectos más importantes suelen estar ubicados en regiones donde ese recurso es extremadamente escaso. Desde el sector minero encararon en el último tiempo grandes esfuerzos por lograr un uso responsable del agua, tanto en sus actividades productivas como en la vida cortidiana de los trabajadores en las minas. 

Temas en esta nota