¿Por qué se sembraría menos maíz en Argentina?

Desde la Bolsa de Rosario, advierten que en los últimos 11 años, los costos crecieron más que el precio del grano.

Por
¿Por qué se sembraría menos maíz en Argentina?
20deAgostode2014a las07:39

El informe semanal de GEA - Guía Estratégica para el Agro de la Bolsa de rosario, del 7 de agosto último, daba cuenta de un hecho preocupante: la caída en la intención de siembra de maíz en la zona núcleo para la nueva campaña, sobre la base de encuestas que marcan un potencial 20% menos de área maicera en la zona núcleo. Esto provendría de una baja del 24% en la superficie de maíz de primera y un 13% menos del tardío, con respecto al ciclo anterior.

Ante este escenario preocupante, desde la Bolsa de Rosario realizaron un análisis económico remontandose a la realidad del maíz y del campo argentino hace 11 años atrás, luego de aquella traumática crisis del 2001, la salida del plan de convertibilidad y la fuerte devaluación del peso argentino. Realizando una comparación sobre cómo eran los números del productor de maíz hace 11 años, al momento de la siembra, y cómo son en la actualidad –ante un panorama realmente complicado.

De los análisis y comparaciones realizadas pueden obtenerse las siguientes conclusiones:

Entre el 2003 y el 2014, los insumos y costos analizados han registrado crecimientos en sus precios en dólares muy superiores al que registra el precio esperado en U$S a cosecha para la tonelada de maíz. Con excepción de la semilla híbrida de maíz y la atrazina, el resto de los insumos y costos analizados muestran aumentos superiores, en el orden del 111% al 193%, interanual, medidos en U$S.

Labores y fletes registran siderales aumentos, perjudicando al maíz que se cosecha en zonas alejadas de las terminales portuarias. Recordemos que el precio en U$S que espera el productor a cosecha por la tonelada de maíz registraría un aumento del 100% en dólares entre el 2003 y 2014, en el mejor de los casos. Los costos e insumos medidos en U$S muestran aumentos superiores al precio esperado del cereal, lo cual –lógicamente- perjudica al productor.

Lo que ha venido al rescate del productor de maíz, es la evolución que muestra en el tiempo el tipo de cambio. Miremos, en primer lugar, el tipo de cambio de referencia (es aquel al cual se descuentan los derechos de exportación que rigen para el maíz). El productor de maíz en Agosto de 2003 percibía un tipo de cambio de referencia de 2,236 $ por U$S, en tanto que en la actualidad recibe 6,537 $ por dólar. El incremento puntual entre 2003 y 2014 fue del 192,3%. Ante un aumento acotado en U$S de los precios esperados a cosecha en estos 11 años (100% como máximo), la ayuda para seguir sembrando maíz la viene dando la depreciación del peso argentino.

La devaluación del peso argentino equilibra los fuertes aumentos en dólares que han tenido los insumos, los fletes, el alquiler y las labores en la siembra de maíz. Como dijimos antes: también ha sido útil para revertir el escaso dinamismo que ha mostrado la evolución de los precios internacionales del cereal medidos en U$S.

La devaluación esperada acumulada para los próximos 8 meses del 23%, según marca las cotizaciones del Mercado a Término de Rosario (ROFEX). El diferencial del 6% al 23% es un indicador elocuente del deterioro que ha sufrido la macroeconomía argentina por el efecto de una altísima inflación, especialmente en los últimos años.

De todos modos, si se concreta esta corrección en el tipo de cambio nominal desde ahora hasta Abril-Mayo del año próximo como lo vislumbran las cotizaciones del dólar futuro ROFEX, esto podría ayudar a mejorar el precio final en pesos para el productor y optimizar su rentabilidad. Habrá que ver si los precios internacionales del cereal acompañan esta tendencia. Parece difícil que se reanimen ante el escenario de una excelente cosecha mundial y estadounidense que se espera para el maíz en la presente campaña 2014/2015.

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario

Acceda al informe completo

Temas en esta nota