En 2 meses, el precio del cuero cayó 10%

Tanto éste como otros subproductos del mercado de carnes y hacienda se encuentran en franco descenso. Un factor que contribuye a la debilidad del mercado.

Por
En septiembre y octubre del año pasado, con la baja en la oferta ganadera y la faena, el cuero subió nuevamente hasta tocar los $17,30.

En septiembre y octubre del año pasado, con la baja en la oferta ganadera y la faena, el cuero subió nuevamente hasta tocar los $17,30.

27deEnerode2015a las08:09

Un factor que contribuye a la debilidad del mercado de carnes y hacienda es la caída del precio de los subproductos. En las últimas semanas, el valor del cuero ha caído más de un 10%, mientras que las menudencias también han bajado por 2 razones: en lo interno, por la caída estacional en la demanda por achuras, y en lo externo, por la fuerte caída en los precios pagados por Rusia, país muy afectado por la recesión y por la fuerte devaluación del rublo. Han caído, además, los valores de grasas y sebos un 15% en 2 meses.

El cuero salado de novillo -en pesos- tuvo en el 2013/14 una evolución extraordinaria, producto de la devaluación de nuestra moneda y de la notable firmeza del mercado internacional, como consecuencia básicamente de la recuperación de la demanda de la industria automotriz mundial: pasó de $4,50 por kilo a mediados del 2013 a $15,15 en febrero de 2014. Luego tuvo una pequeña caída, para estabilizarse durante meses en los $14,40 por kilo.

En septiembre y octubre del año pasado, con la baja en la oferta ganadera y la faena, el cuero subió nuevamente hasta tocar los $17,30, para bajar hoy un 10% con respecto a ese nivel. En Chicago, el valor del cuero entre octubre y diciembre cayó un 8%.

Menos ingresos

Como consecuencia de la caída del cuero, de las menudencias y del resto de los subproductos, hoy el crédito bruto de matanza, o “recupero bruto”, se ha reducido entre un 15 y un 20%, lo que significa una caída en los ingresos de los frigoríficos del orden de los $250 para el caso de un novillo de 400 kilos.

Sólo por la baja de los subproductos de la faena se reduce el poder de compra del consumo en unos 60 centavos por kilo vivo.

En los últimos 9 años, las existencias de novillos a nivel nacional han caído un 51%, llamando la atención los descensos en Buenos Aires del 65%, Córdoba del 69%, La Pampa del 57%, y Entre Ríos del 34%. Cayó menos en Santiago, Chaco, Formosa y Salta un 36%, y en Corrientes un 15%.

La baja en el número de novillos ha sido extraordinariamente fuerte en la zona pampeana, donde de la falta de rentabilidad de la invernada y la competencia de la agricultura han reducido dramáticamente las existencias de ejemplares mestizos. En varios partidos del oeste bonaerense, la caída en los últimos 9 años es superior al 80%.

No obstante, ha aumentado la importancia relativa de la oferta de novillos pesados del NEA, NOA y norte de Santa Fe, donde todavía prevalece el ciclo completo y la invernada -larga- de compra frente al fenómeno del feedlot.

Pero consignatarios y administradores de campos del norte del país aseguran que la disponibilidad de novillos pesados en esa zona ahora también está cayendo: cientos de productores, que disponen de grano y silaje, optan actualmente por engordar intensivamente un novillito con destino a consumo -330 a 380 kilos- reduciéndose así el porcentaje de novillos cruza que llegan a pesados con destino a exportación.

Temas en esta nota