Desafío: gremios del transporte se unen y paran el 31 de marzo

Se trata de una decisión conjunta de 22 sindicatos en protesta contra Ganancias. Quieren protagonismo en una CGT unificada.

Por
Los convocantes del paro representan el grueso de los gremios de la actividad, unidos por el malestar frente a la vigencia de Ganancias.

Los convocantes del paro representan el grueso de los gremios de la actividad, unidos por el malestar frente a la vigencia de Ganancias.

20deFebrerode2015a las15:20

Más problemas para el Gobierno. Un día después de la marcha masiva de los fiscales, los sindicatos del transporte público de pasajeros y de mercaderías convocaron a un paro nacional para el 31 de marzo en rechazo al Impuesto a las Ganancias. En paralelo, esos gremios, que reportan a versiones distintas de la CGT, iniciarán un proceso de reunificación bajo un mismo sello.

Ambas resoluciones, que había anticipado este diario el lunes, guardan relación con las negociaciones por la fusión de la CGT y con los posicionamientos propios del año electoral. Y terminaron de tomar forma a partir de la contundencia de la movilización callejera del miércoles, que convenció a los dirigentes de la oportunidad para concretar una medida de fuerza que habían suspendido a fin de año.

La resolución fue adoptada por 22 gremios del transporte que se reunieron ayer en un predio de la Unión Tranviarios Automotor (UTA, colectiveros), e incluyó entre sus argumentos la preocupación del sector por el resultado de los acuerdos bilaterales de inversión con China. El paro del 31 fue presentado como la medida que quedó en suspenso en diciembre una vez que Cristina de Kirchner anunció la exención del medio aguinaldo en el pago de Ganancias.

La fecha de la huelga coincide con la etapa de mayor intensidad en las negociaciones salariales del año. Hasta ahora, algunos gremios de referencia de la actividad pactaron con el Gobierno acuerdos puente por montos no remunerativos para diferir el arranque formal de las discusiones, como la propia UTA (un total de $ 5.000 a pagar con los sueldos de enero a marzo) y los cuatro sindicatos ferroviarios (de $ 2.000 a $ 3.750 mensuales hasta junio).

Los convocantes del paro representan el grueso de los gremios de la actividad, unidos por el malestar frente a la vigencia de Ganancias y con una línea mayoritaria de oposición al Gobierno. En cambio, permanecen leales al Ejecutivo otros dirigentes como Omar Viviani (taxistas), Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), Omar Suárez (obreros marítimos, SOMU) y Marcos Castro (Capitanes de Ultramar).

De concretarse tal como fue presentada, la medida de fuerza afectará los servicios de colectivos y micros de larga distancia (UTA); los ferrocarriles de pasajeros y cargas (adhieren los maquinistas de La Fraternidad y los señaleros); el transporte por camión (el gremio de Hugo Moyano) de mercaderías, combustibles, caudales y la recolección de residuos, y el movimiento aéreo (pararán la Asociación de Aeronavegantes y el personal superior, UPSA) y portuario.

El encuentro de ayer en un predio de Moreno estuvo encabezado por Omar Maturano (La Fraternidad), Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), Roberto Fernández (UTA) y Omar Pérez (Camioneros). Además de lanzar el plan de lucha, los dirigentes acordaron fusionar los dos sellos en los que están divididos los gremios de la actividad: la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), a cargo de Schmid en la CGT opositora, y la Unión General de Trabajadores del Transporte (UGATT), de Maturano.

El primer paso para esa unificación fue la renuncia de ayer mismo de Maturano y Roberto Fernández a su filiación a la UGATT, un sello de apenas dos años de vida que surgió en espejo a la creación de la CGT oficialista, de Antonio Caló, y como respuesta a la CATT opositora. El segundo paso se concretará a principios de abril (se cree que el 8) con un congreso extraordinario de los gremios del transporte para integrar en la CATT a todos los dirigentes que se habían pasado a las filas del oficialismo y que ayer estuvieron en el camping de UTA.

No será un paso sólo simbólico. Los gremialistas del transporte buscan así tomar la delantera en las negociaciones por la unidad de la CGT, que por ahora encaran Moyano y los "independientes" de la fracción oficialista, Gerardo Martínez (albañiles), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) y Andrés Rodríguez (estatales). El propósito es intentar que un sindicalista de la actividad termine por liderar una CGT reunificada y ya sin el camionero ni el metalúrgico Caló como líderes. Uno de los candidatos más firmes del sector es Omar Maturano. Por el lado de Moyano, el postulante natural es Schmid.

El otro ítem central del encuentro de ayer fueron los convenios bilaterales con China. Retomaron la preocupación que habían expresado dirigentes como Gerardo Martínez por una eventual llegada masiva de trabajadores de esa nacionalidad a la Argentina, y ante la presunción de que empresas de capitales orientales obtendrían licitaciones directas en detrimento de las locales. En esa línea, reclamaron una audiencia con el ministro de trabajo, Carlos Tomada.

Sin embargo, la preocupación mayor de los dirigentes pasa por Ganancias. Alegaron que el grueso de los trabajadores del transporte paga el tributo, y más cuando prestan servicios en feriados con paga adicional.

Temas en esta nota