"El Niño" podría impulsar la producción en Brasil

En Brasil se registraría hacia fines de año un fenómeno "Niño" moderado, que traería consigo lluvias constantes en las principales regiones productoras de granos.

Por
Los agricultores que sembrarán sus cultivos para el ciclo 2015/2016 en septiembre están celebrando.

Los agricultores que sembrarán sus cultivos para el ciclo 2015/2016 en septiembre están celebrando.

27deMayode2015a las08:22

En Brasil se registraría hacia fines de año un fenómeno "Niño" moderado, que traería consigo lluvias constantes en las principales regiones productoras de granos y una sequía sostenida en el árido Norte, dijo ayer el Instituto Nacional de Meteorología.

Seis trimestres consecutivos de calentamiento de las aguas superficiales en el océano Pacífico "indican un evento 'Niño' de intensidad débil, con tendencia a pasar a una etapa moderada a fines de 2015", dijo Fabricio Daniel dos Santos Silva, especialista del organismo. Dos Santos dijo que las características de El Niño ya estaban afectando al noreste semiárido de Brasil, donde una aguda sequía comenzó a finales de 2014 en una de las regiones más pobres del país.

El Niño sobre Mato Grosso

Dos Santos añadió que en el centro-oeste, donde se encuentra el mayor estado productor de soja del país, Mato Grosso, se producirían lluvias por encima del promedio a fines año, una previsión que los agricultores que sembrarán sus cultivos para el ciclo 2015/2016 en septiembre están celebrando. En Paraná y en Rio Grande do Sul, "El Niño" también podría traer lluvias por encima del promedio, explicó el especialista.

Afirmó además que los efectos de El Niño en las regiones productoras de caña y café en el sureste tendrían temperaturas más cálidas y no necesariamente más precipitaciones. Ésa es una buena noticia para el café arábiga en Sao Paulo y Minas Gerais, donde en los últimos años las lluvias de El Niño durante la cosecha de mayo a agosto han provocado daños.

El Niño puede provocar clima cálido en Asia y el este de África, pero fuertes lluvias e inundaciones en zonas de América del Sur. En 2009, el fenómeno climático afectó los campos de trigo en Australia y los cultivos en Asia, haciendo que trepen los precios de los alimentos.

Fuente: La Nación, Ambito Financiero

Temas en esta nota