Bajos márgenes dejarían las rotaciones de lado

No debería extrañar que las rotaciones de cultivos se dejen de lado, por la necesidad de escapar de la zona de quebrantos.

Por |
Rinde de indiferencia: solo el girasol y la soja de primera están en niveles logrables en condiciones climáticas medianamente normales.

Rinde de indiferencia: solo el girasol y la soja de primera están en niveles logrables en condiciones climáticas medianamente normales.

18deJuliode2015a las09:00

A continuación, se muestran la proyecciónes de resultados para la zona Oeste de Buenos Aires, sobre la base de los precios estimados a cosecha 2016 para trigo y granos gruesos. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

Proyecciones en campo propio

En las proyecciones para siembra en campo propio por administración, el trigo, con un precio a cosecha de 138 u$s/t en el MAT, requiere un rinde de indiferencia para cubrir el total de costos y "salir hecho" de 56 qq/ha. Si la producción se vendiera en marzo/16 a 161 u$s/t, ya fuera del pico de oferta, el rinde de indiferencia bajaría a 43 qq/ha, un nivel que sigue siendo alto, pero alcanzable en condiciones climáticas óptimas.

La soja de segunda sobre trigo tiene un rinde de indiferencia de 23 qq/ha. Para el maíz el rinde para salir hecho puede estimarse en 105 qq/ha. Si las condiciones fueran óptimas en los períodos críticos, es un rendimiento alcanzable pero que no se da todos los años. La soja de primera requiere 34 qq/ha para cubrir la totalidad de los costos. En girasol, en tanto, se necesitan 25 qq/ha para salir hecho.

¿No habrá rotaciones?

Tal como surge de estos guarismos, solo el girasol y la soja de primera están en niveles logrables en condiciones climáticas medianamente normales. No debería extrañar que las rotaciones de cultivos se dejen de lado, por la necesidad de escapar de la zona de quebrantos.

Las proyecciones en campo arrendado son igualmente complicadas. Los precios de arriendo se estimaron en 6 qq/ha en soja de 1ª, trigo/soja de 2ª y girasol (3 qq/ha menos que los valores negociados en la última campaña). Para el maíz se estimaron 5 qq/ha de valor de arriendo. Los rindes de indiferencia son de 59 qq/ha en trigo, 24 qq/ha en soja de segunda y 102 qq/ha en maíz. El rinde de indiferencia de girasol es del orden de 25 qq/ha, y en soja de primera de 34 qq/ha para salir hecho.

Para el trigo, vale el mismo comentario relativo a que, con una venta realizada fuera del pico de oferta, se recorta el quebranto y disminuye el rinde de indiferencia (estimativamente 46 qq/ha). 

Ante costos totales que en trigo y maíz están por encima de los rindes logrables en condiciones climáticas normales, y con rindes de indiferencia que para girasol y soja de primera llevan a ganancias nulas (salvo rindes excepcionales) la viabilidad del agro requiere de una revisión de la política de imposición de derechos de exportación y de una normalización de la comercialización, sin cupos que son distorsivos para la formación de precios.

Temas en esta nota