¿Cómo sobrevivir al jaque climático? Sobre la resiliencia y la supervivencia

La crisis derivada de la situación de emergencia agropecuaria obliga a revisar la gestión empresarial. Claves para la adaptación en escenarios desafiantes.

Por |
Estamos atravesando una época durísima en la cual el empresario rural debe demostrar resiliencia.

Estamos atravesando una época durísima en la cual el empresario rural debe demostrar resiliencia.

31deAgostode2015a las15:58

Los pronósticos meteorológicos más serios indican que el efecto “el Niño” aún no ha llegado en plenitud, por lo que las recientes crecidas fueron más producto de las normales variaciones climáticas que de un fenómeno extraordinario

La noticia es aún menos alentadora ya que se pronostica que cuando llegue este Niño será uno de los tres peores de las últimas décadas –recordemos las inundaciones del Litoral del año 1997- por lo que para esta primavera y verano se deben esperar precipitaciones muy superiores a las normales.  Diría una abuela “sobre llovido, mojado”.

El pronóstico meteorológico no es el único factor preocupante. En el horizonte confluyen también un notable atraso cambiario, la brusca caída del precio internacional de los commodities, la más alta presión tributaria de la historia, la continuidad en la retención de exportaciones y los precios crecientes de los insumos, sumados a una total incertidumbre política. 

Una verdadera tormenta que algunas zonas rurales pudieron eludir la campaña pasada solo parcialmente y debido a rindes extraordinarios que ya sabemos que no se repetirán

Resiliencia: rasgo fundamental para sobrevivir al jaque climático

Estamos atravesando una época durísima en la cual el empresario rural debe demostrar resiliencia, término que sintetiza la capacidad de los seres vivos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas

En psicología se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión

Ser recilientes implica un mejor autocontrol frente a los acontecimientos y mayor capacidad para afrontar retos. La resiliencia reside en el convencimiento que tiene un individuo o equipo en superar los obstáculos de manera exitosa sin pensar en la derrota a pesar de que los resultados estén circunstancialmente en contra.

Sin embargo, el éxito de la supervivencia no solo depende de la fortaleza psicológica de las personas expuestas a la crisis sino también de dos cualidades adicionales: su estado físico y su capacidad de adaptación.  

Frente a una situación de emergencia, es fundamental mantener una actitud positiva y tener la habilidad para crear un refugio donde guarecerse y desde el cual tomar decisiones sensatas y no desesperadas. 

Innovación es una gimnasia que más vale aprender en salud

Llevado al terreno de los negocios, el estado físico se traduce en que las empresas que tienen más diversidad de recursos, de fuentes de financiación, de reservas de capital y de crédito tienen mayor la capacidad para “aguantar el chubasco”.  

La solvencia empresaria se pone en juego en estos momentos y quienes mejor han aprovechado los tiempos de vacas gordas están hoy mejor pertrechados para afrontar los malos momentos. 

La crisis también pone en evidencia la capacidad de inventiva del empresario y lo expone a gestionar “fuera de la rutina” en condiciones excepcionales.  Mantener la mente abierta, activa y dinámica es fundamental para capear el temporal

Los empresarios que han sido más innovadores en el pasado son los más preparados para adaptarse a nuevos cambios. 

El refrán nos enseña que “siempre que llovió paró” por lo tanto es cuestión de saber sobrevivir tanto tiempo como sea posible sin “arrojar la toalla”

Es momento de tomar buenas decisiones individuales pero también se requiere saber acertar en los caminos que colectivamente debemos transitar como comunidad.  Al final de cuentas, todos estamos más o menos inundados.

*Socio, Director de Consultoría Barrero & Larroudé (lg @barrero-larroude.com.ar)

Temas en esta nota